La dieta mediterránea no beneficia a todo el mundo por igual

DIETAS 05 de febrero de 2020 Por
Nuestra variabilidad genética influye en la forma como nuestro organismo aprovecha los potenciales beneficios de la dieta mediterránea.
15783990975809

Lo pone de relieve un estudio encabezado por investigadores del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM), que publica la revista Free Radical Biology and Medicine. El trabajo ha consistido a administrar a un grupo de personas en alto riesgo de sufrir una enfermedad coronaria un antioxidante natural presente en diversos alimentos de la dieta mediterránea: el tirosol y analizar cómo la genética de los participantes influye en su capacidad para lograr el máximo provecho.

El tirosol es un compuesto orgánico aromático, que está presente de forma natural en el aceite de oliva, el vino o la cerveza. Esta sustancia tiene una capacidad antioxidante limitada, pero, al ser ingerida, se transforma en el organismo en hidroxitirosol, con un potente efecto antioxidante. De todas maneras, no todo el mundo se beneficia de él de la misma manera. En uno de cada tres participantes, no se observaban los efectos beneficiosos esperados, dado que su organismo, y metabolismo, no eran suficientemente eficientes en este proceso. Esto se debe a la presencia de determinadas mutaciones genéticas que afectan a su capacidad para convertir el tirosol en hidroxitirosol.

Los resultados del trabajo llevan a sus autores a plantear la posibilidad de adaptar las recomendaciones de ingesta de los alimentos de la dieta mediterránea a la capacidad de cada individuo de aprovechar las substancias positivas que aportan, abriendo la puerta a una personalización de las cantidades recomendadas de consumo.

Te puede interesar