Descubre qué te aporta cada fruta y verdura según su color

NUTRICIÓN Por Sandra Palacios
frurta-verdura-kh1G--620x349@abc

Cada color conlleva unos beneficios
Las expertas de 'Nutrición Pereira' comparten los beneficios que obtenemos de las frutas y verduras, según el color que contengan:

- Las frutas de color amarillo (banana, piña, mango, limón, nísperos...) son ricas en carotenoides y combaten el estrés, favorecen la cicatrización de la piel y mejoran el sistema inmunológico.

- El color naranja como el de las mandarinas, durazno, zanahoria o calabaza, se debe al betacaroteno, que es un precursor de la vitamina A y un potente antioxidante capaz de eliminar los radicales libres, causantes de enfermedades cardiovasculares y cánceres entre otras afecciones.

- El morado presente en frutas como arándanos, uvas o moras contiene antocianinas, un potente antiinflamatorio y antioxidante.

- El color rojo de las frutillas, frambuesas, granadas o sandías se debe al alto contenido en licopeno, un gran aliado en la prevención de enfermedades cardiovasculares y el cáncer de próstata y colon.

- Por otra parte, el color verde del kiwi, las peras o el aguacate son ricas en luteína, que previene la pérdida de visión, las cataratas y la degeneración macular. Xus Murciano, especialista en Nutrición y Dietética y autora de ' ¿En qué somos diferentes las mujeres?', destaca también su alto contenido en clorofila y ácido fólico, que lo podemos encontrar en las espinacas, lechuga, berros, alcachofas, coles... «Las judías verdes son una buena fuente de calcio, sobre todo, para aquellos que tengan una dieta vegana», añade.

Murciano hace hincapié en el aguacate (grasas saludables), las fresas (vitamina C), la lechuga (contiene mucha agua y es baja en calorías) y la zanahoria (buena para la piel y la salud ocular), porque además están de temporada.
Las nutricionistas consultadas por ABC Bienestar aconsejan consumir una gran variedad de frutas y verduras (en colores) porque de esta forma conseguiremos más vitaminas, minerales y fitoquímicos, sustancias beneficiosas para nuestro organismo. Además, «una dieta rica en frutas y verduras se asocia con una menor incidencia de cáncer, enfermedades cardiovasculares y muerte prematura», señala Pereira.

«Recomendamos comer al menos entre 400-600 gramos o de 5 a 7 porciones entre frutas y verduras al día», manifiesta la experta, quien asegura que esto ayuda a garantizar una ingesta adecuada de fibra y antioxidantes que nos protegerán frente a posibles enfermedades. «Entre las frutas con mayor asociación a este beneficio se encuentran las manzanas, las peras y los cítricos».

¿Pieza de fruta o jugo?
En la fruta –explica Pereira– existen dos tipos de azúcares: la glucosa y la fructosa. Estos se suelen encontrar en pequeñas cantidades, entre un 4 y un 12%. El resto es agua (entre un 85 y 95%) y fibra entre un 1 y un 3%.

La nutricionista Judit López apunta que es un azúcar natural, intrínseco y, por tanto, no es perjudicial para nuestra salud. Al ir acompañado de fibra, agua y otros fitoquímicos hará que este azúcar se absorba de forma más lenta y no genere un pico de glucemia en sangre, como ocurre cuando tomamos azúcar libre.

El azúcar que hay en un jugo, destaca López, aunque sea un zumo natural, sí se considera azúcar libre, pues ahí hemos eliminado gran parte de la fibra y el efecto que va a hacer en nuestro organismo es diferente: la absorción de azúcar será más rápida y dejará de ser tan saludable.

Por tanto, todas las expertas coinciden en que es mejor tomar una pieza de fruta que un zumo, a pesar de que este sea natural. Y si es con piel mejor, ya que obtendrás una mayor cantidad de fibra. Eso sí, no olvides lavarla bien bajo el grifo para eliminar algún resto de tierra o de pesticida.

Fuente: abc

Te puede interesar