Cinco consejos sobre nutrición que son populares pero no funcionan

NUTRICIÓN Por Elisa Escorihuela para Abc
mitos-nutricion-1-516x315

Hoy en día cualquier bulo o cualquier opinión personal puede convertirse en consejo de salud y estos mitos acaban calando en la sociedad de tal manera que luego es muy difícil cambiar de nuevo la mentalidad y reconducir la alimentación. Otras veces se difunden como una especie de sabiduría popular que se va transmitiendo a lo largo de varias generaciones y nunca es fácil cambiar algo que está bien arraigado y asentado en nuestro saber.

Hoy vamos a comentar algunos de esos consejos nutricionales populares para contarte qué tienen de verdad y qué es lo que no debes creer.

1. Para aumentar la masa muscular se necesitan sólo proteínas. Es cierto que las proteínas son las encargadas de formar y reparar los tejidos de nuestro organismo, no solamente el músculo, sino todos los tejidos, como los órganos internos, vasos sanguíneos, huesos, etc. Pero para el desarrollo muscular no solamente necesitamos las proteínas sino que precisamos del resto de nutrientes y de la realización de ejercicio físico para conseguirlo.

El consumo de hidratos de carbono y grasas (ya sabes que de las buenas) nos proporcionan la energía suficiente para que las funciones estructurales de las proteínas puedan llevarse a cabo de forma correcta.

 2. Hay que eliminar los hidratos de carbono para adelgazar. Hay mucha gente a la que le da verdadero terror consumir alimentos ricos en hidratos de carbono porque piensan que son el enemigo número uno a la hora de perder peso, por lo que cuando se sumergen en una dieta es lo primero que quieren eliminar. El grupo de hidratos de carbono incluye alimentos tales como tubérculos (patata, boniato, yuca), cereales (arroz, trigo, avena), legumbres (lentejas, garbanzos, alubias), también encontramos todos los alimentos dulces, como pasteles y bollería y estos últimos son el verdadero problema a la hora de perder peso por el elevado contenido en azúcares y grasas que tienen y ojo que también están las verduras, las hortalizas y las frutas, que tienen hidratos de carbono pero en muy baja proporción ya que son en su mayoría agua.

No hay que tener miedo a los hidratos de carbono cuando se consumen en cantidades adecuadas y estos provienen de alimentos saludables como patata, arroz (integral) o legumbres. De hecho pueden ser buenos aliados a la hora de perder peso, sobre todo cuando los consumimos en sus formas integrales ya que nos aportan mucha saciedad. Pero siempre teniendo en cuenta su cantidad, que debe estar adecuada a cada persona.

3. El desayuno es la comida más importante del día. Esta frase la hemos oído hasta la saciedad por parte de familia, amigos, conocidos e incluso por la publicidad, como en los anuncios de cereales que siguen intentándonos convencer de esta idea.

Existe la creencia de que después del ayuno nocturno, el desayuno nos da la energía suficiente para afrontar el día y por eso es la comida más importante del día. Pero, ¿es más importante que otras comidas que se realizan durante el día?, ¿y qué pasa con la gente que no desayuna?.

No hay una comida más importante que otra, lo que de verdad importa es los alimentos que elegimos, las técnicas de cocción que utilizamos y cuanta cantidad consumimos de ellos.

4. Comer fruta después de las comidas es mala idea.

¿Qué nos ha hecho la pobre fruta para tenerle tanto miedo? Que si engorda si la tomas junto con las comidas, que si engorda si la tomas después de las seis de la tarde. Las calorías que nos aporta la fruta después de una comida son las mismas que si la consumimos fuera de estas y de hecho es una buena manera de acabar nuestras comidas ya que nos aportan buenas cantidades de agua y de fibra lo que nos permite mantenernos saciados por más tiempo. 

 Además el azúcar contenido en las frutas de forma natural, al consumirse conjuntamente con la fibra presente en estas, no produce picos de glucosa en sangre tan elevados, como lo haría cualquier otro postre común después de las comidas como postres lácteos (flan, natillas, copa de chocolate, helado, etc). 

5. Los superalimentos te ayudan a mejorar tu salud. 

Si nos dicen que algo es un superalimento seguro que queremos incluirlo en nuestra dieta porque será bueno para nosotros y mejorará nuestra salud. Los superalimentos son alimentos que por su rico aporte de vitaminas y minerales tienen propiedades súper saludables en nuestra salud. Algunos de estos pueden ser los arándanos, por su acción antioxidante, la chía, algunas algas, etc. Si bien es cierto que contienen nutrientes interesantes y pueden ser beneficiosos para la salud, de nada sirve tomarlos aislados dentro de una alimentación poco saludable pensando que eso va a compensar el resto de la mala alimentación. 

Lo mejor cuando oímos alguna de estas afirmaciones sobre nutrición es cuestionarla, siempre merece la pena dudar y consultar más fuentes. Y si tienes cualquier pregunta, pues aquí me tienes para resolverte cualquier pregunta para mejorar tu salud

Te puede interesar