Ortorexia: el trastorno alimenticio que lleva comer sano al extremo

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Rosario CALVO
plato-sano

La relación entre la salud y la alimentación es ya indudable. Cada vez son más los conocimientos que tenemos sobre cómo los alimentos y nuestro estilo de vida tienen una repercusión directa en nuestra salud. Es por eso que últimamente estamos viendo un creciente interés en el mundo de la nutrición, que en algunas ocasiones puede llegar a convertirse en una obsesión por la comida saludable. Es por eso que hoy te voy a hablar de un trastorno de la conducta alimentaria conocido como ortorexia, que se da cada vez  con más frecuencia.

La ortorexia es un trastorno que se caracteriza por una preocupación patológica por el consumo exclusivo de alimentos saludables, de manera que la persona rechaza cualquier alimento que no sea saludable incluso cuando no tiene otra alternativa llegando a dejar de comer. Es decir, si no hay alimentos que la persona considere que son saludables, mejor no comer. 

 De tal manera, la alimentación se puede convertir en el eje principal de su vida llegando a afectar psicológicamente a las personas que la padecen, caracterizándose por el aislamiento social, ansiedad y baja autoestima. 

En los casos de ortorexia, el placer y la diversión que podemos obtener a través de la alimentación no tiene importancia, ya que lo fundamental es el origen y la calidad de los alimentos. Además, al no respetar la dieta que establecen para ellos mismos, se pueden producir sensaciones de culpabilidad, lo que puede conllevar a algún tipo de “castigo”, como puede ser el ayuno o la compensación con el ejercicio físico.

 
Para las personas con ortorexia ya no se trata de simplemente elegir los alimentos más saludables, sino que su vida, hábitos y pensamientos giran en torno a la comida. Además, no es únicamente elegir, por ejemplo, alimentos frescos, sino que tienden a evitar la presencia de cualquier tipo de contaminante, pesticida, sustancias artificiales… hasta tal punto de utilizar unos utensilios específicos para cortar los alimentos.

Por otro lado, cuando nos centramos en el aspecto nutricional, en su dieta no se preocupan mucho por la cantidad, sino que más bien por la calidad de los alimentos. Las personas con ortorexia con frecuencia dejan de consumir ciertos tipos de alimentos, como son la carne, grasas, azúcar e incluso productos con aditivos artificiales. El hecho de no consumir este tipo de alimentos y no reemplazarlos de forma correcta puede conllevar a deficiencias nutricionales. Dentro de posibles consecuencias a nivel nutricional podemos destacar la anemia, desnutrición, hipovitaminosis e incluso se puede favorecer la aparición de otros trastornos alimentarios.

En el tratamiento de la ortorexia, podemos recurrir a la psicología, psiquiatría en los casos que fuera necesario y a la nutrición. Mi recomendación, ya sabes que siempre es encontrar un punto de equilibrio. Tenemos una cultura en la cual celebramos, nos relacionamos y disfrutamos alrededor de la mesa. Si tan importante es una alimentación saludable, también es importante tener un equilibrio emocional y una relación adecuada con la comida.

Te puede interesar