Cáncer de piel: la importancia de chequearse los lunares

SALUD Por Julia VOSCO
Se estima que 1 de cada 3 diagnósticos de cáncer en el mundo es de este tipo.
818x460_190909181632_60992

El cáncer es una enfermedad que afecta a personas en todo el mundo. Lamentablemente, son muchas y variadas las formas en las que puede manifestarse, afectando a distintos órganos del cuerpo. Dentro de todas esas variables, el cáncer de piel es uno de los más comunes.

De acuerdo a estadísticas de la OMS, 1 de cada 3 diagnósticos es de este tipo. Sin embargo, el 90% de estos casos puede ser tratado si se detecta a tiempo. Por eso, cada vez se hace más hincapié en los controles y autochequeos.

La Roche-Posay, especialista en productos dermatológicos, realiza todos los años una campaña de concientización de la piel, especialmente enfocada en el control de los lunares. Para esto, se basan en el método ABCDE, que consiste en monitorearlos en base a cinco factores:

A = Asimetría

B = Bordes irregulares o mal definidos

C = Color heterogéneo

D = Diámetro mayor a 6 mm

E = Evolución, cualquier cambio en el tamaño, forma, color o la aparición de algún signo como sangrado, ulceración o la referencia de dolor o prurito deben ser considerados signos de alerta

Hay que tener en cuenta que los lunares son sólo uno de los posibles indicadores a tener en cuenta. Los principales factores de riesgo del cáncer de piel son:

Tener piel muy clara.
Edad.
Historial de quemadura solar.
Tener historial genético de algún familiar.
Inmunosupresión.
Vivir cerca del Ecuador o en lugares con mayor altitud.
Múltiples nevos o nevos atípicos.
Excesiva exposición al sol.
Este último es un punto muy importante, porque es algo que se tiene asociado solo a las estaciones con mejor clima. Sin embargo, los rayos solares (especialmente los UVA) están presentes durante todo el año y representan un gran riesgo para la piel.

Es por esto que se recomienda no estar expuestos al sol entre las 10 y las 16, incluso en invierno y días nublados, usar anteojos para sol, sombrero, y buscar sombra.

Además, usar fotoprotectores tópicos de amplio espectro, que nos cubran para rayos UVA y UVB, es fundamental.

A pesar de la importancia del monitoreo individual, es recomendable hacer chequeos regulares con profesionales en dermatología.

Los controles dependen de la edad y el tipo de piel. Los más chicos suelen tener menos problemas de lunares, por lo que pueden ir cada 2 o 3 años. Es conveniente, en cambio, que los adultos lo hagan cada uno o dos años, dependiendo del tipo y la cantidad de lunares que tengan.

Con estos cuidados, es posible llevar adelante una vida saludable y al aire libre sin preocupaciones.

Te puede interesar