Las grasas saludables que no te hacen engordar

Cuando hablamos de grasas, debemos diferenciar las 'buenas' de las 'malas', ya que las primeras sí que deben estar presentes en nuestra alimentación en cantidades recomendadas.
images?q=tbn%3AANd9GcSqiJ4Zl8tSxfkJTRpK29fFDDFCFdIhhKE8nA&usqp=CAU

Estamos hablando de grasas insaturadas como las monoinsaturadas (ácido oleico) o las poliinsaturadas (omega 3 y 6). A este tipo de grasas se las relaciona con la prevención de multitud de enfermedades como el cáncer o la arteriosclerosis y también contribuyen a mejorar la calidad de vida en personas con esclerosis múltiple o fibromialgia-

¿Qué alimentos contienen este tipo de grasas?
Aguacate. Contiene principalmente ácidos grasos monoinsaturados que nos ayudan a reducir los niveles de colesterol y a limpiar nuestras arterias. Puedes aportarlo a tus ensaladas, dándole un sabor diferente y mejorando el valor nutritivo de estas. 

Semillas de lino. Tiene un alto contenido en ácidos grasos insaturados vitales para el correcto funcionamiento del organismo. Debes introducirlo a tu dieta sobre todo si sufres de estreñimiento. 

Salmón: Rico en vitaminas liposolubles y omega 3, es el pescado azul más grasiento que existe. Se relaciona su consumo con la disminución del colesterol. No abusar de él ni comerlo más de una vez por semana si no realizas ejercicio.

Aceite de oliva. Está formado por ácidos grasos monoinsaturados, en concreto el ácido oleico, y por la vitamina E, un excelente antioxidante. Aunque se puede consumir tanto cocinado como en crudo, os recomiendo tomar el aceite de oliva virgen extra para ensaladas. Reduce el colesterol considerablemente.
Frutos secos. En general, todos contienen un alto porcentaje en grasas, pero poliinsaturadas; por lo que su consumo moderado puede aportarnos muchos beneficios. 

Huevo. El alimento más discutido seguramente. Está formado por la clara (solo contiene proteína) y la yema, con un alto valor nutritivo. Contiene proteínas, vitaminas liposolubles ( A, D, E) e hidrosolubles ( B1 y B2), hierro, y grasas tanto saturadas (malas) como poliinsaturadas (linoleico). Aunque también nos aporte colesterol, es un alimento tan nutritivo que si no tenemos problemas con el colesterol,  se recomienda su consumo hasta 4 veces a la semana, sobre todo si eres deportista.

En resumen, debemos comer sin excesos y llevar una alimentación variada y equilibrada, donde las grasas también cumplen su función. Las que debemos eliminar o disminuir su consumo al máximo son las saturadas y, en concreto, las de origen industrial.

Te puede interesar