Decálogo práctico para una Navidad saludable

NUTRICIÓN Por Juana BLANCO
decalogo-navidad-saludable-2

Podríamos decir en general, que la época navideña es “nutricionalmente” complicada. Con la llegada de la Navidad se avecinan un sinfín de quedadas, la mayoría de las cuales suceden en torno a una mesa repleta de comidas copiosas, dulces navideños y alcohol.

Además, a esto se le suma que por las vacaciones, en ocasiones, seguir la rutina saludable que llevamos durante el año se complica un poquito, por lo que si has decidido que este año las Navidades no te van a pasar factura y quieres disfrutarlas de forma saludable hoy te traigo 10 consejos:

1. Planifica tus menús con antelación
Si entre todos los comensales cerráis el menú con antelación, a la hora de ir a comprar al súper únicamente comprarás lo necesario, evitando caer en la tentación de coger todos aquellos apetitosos productos que invaden los estantes del súper durante estas fechas.

2. Trata de acompañar tus comidas y cenas con una guarnición de verduras
Con esto no me refiero a que sustituyas los platos navideños por platos de verduras ni que lleves tu “tupper” aparte, pero si incluyes una buena ensalada o crema de verduras como entrante de tus menús llegarás a los platos principales con mayor saciedad.

3. Coloca en tu plato el surtido de entrantes que quieras probar
No tienes porque privarte de nada, como siempre insistimos los nutricionistas, no hay alimentos “buenos”, ni “malos”. Simplemente hay que consumir cada alimento de forma moderada y las comidas Navideñas no van a ser una excepción.

Un truquito para evitar excederte en los entrantes es, antes de empezar, colocar todos aquellos que quieras probar en tu plato. De esta forma serás más consciente de la cantidad y sobre todo, evitarás empacharte nada más empezar para poder disfrutar del resto de platos.

4. No te restrinjas comidas para “compensar”
Restringir alguna ingesta después de una comida copiosa con el fin de “compensar”, no solo es una conducta de riesgo que nos puede llevar a desencadenar una mala relación con la comida, si no que puede provocar el efecto contrario y hacernos llegar a la siguiente comida con más hambre o ansiedad.

Siempre insistimos en la importancia de escuchar a nuestro cuerpo y comer según el hambre que tengamos y cierto es, que quizá después de una comida copiosa no tengamos tanta hambre y prefiramos comer algo más ligerito. Pero el hecho de llegar con hambre a la cena y restringir esta ingesta para compensar que hayamos comido más que un día normal puede hacer que lleguemos con mucha hambre al resto de comidas y terminemos comiendo más de lo habitual.

5. No repitas el postre
El mismo ejemplo que hemos puesto con los entrantes, lo podemos aplicar a los postres.

Por supuesto que no hay que privarse de probar los dulces navideños que tan apetecibles resultan, pero trata de no abusar de ellos. Hay muchas celebraciones Navideñas y puedes organizarte para probar un dulce en cada una de ellas y no todos en una.

6. No olvides beber agua (durante el día y en las comidas)
Entre la gran oferta de bebidas que suelen ofrecerse durante las comidas y cenas navideñas no debemos olvidar el agua. Además de ser imprescindible para el buen funcionamiento de nuestro organismo, contribuye en la mejora de la digestión, cosa que puede ayudarnos en esta fecha de comidas tan copiosas.

Es muy fácil descuidar este hábito durante días festivos, por el hecho de estar más tiempo fuera de casa o romper con los horarios que tenemos establecidos en nuestra rutina, por lo que para disfrutar de unas fiestas saludables, este año te invito a llevar la botellita siempre contigo y tener un vaso de agua siempre contigo en la mesa.

7. No abandones el consumo de fruta durante los días festivos
Durante la época navideña estamos expuestos a una gran oferta de dulces y postres muy apetecibles, pero no por ello debemos olvidar el consumo de fruta.

Incluir la fruta entre horas, cuando tengas un poquito de hambre te ayudará a llegar con menos hambre a las comidas y a no descuidar tu salud.

8. Reparte las sobras entre los invitados
Seguro que si en alguna ocasión has hecho de anfitrión, tras terminar la comida o cena te has encontrado con la nevera llena de “tuppers” con sobras.

Si se da el caso, aprovecha para repartir las sobras entre los invitados, seguro que te lo agradecen y se van contentos con su “tupper”.

9. No abandones durante estos días la actividad física
En ocasiones nos encontramos con que los días festivos, nuestros centros deportivos paran para descansar, pero esto no tiene porque ser un impedimento para que realicemos actividad física.

Aprovechando que tenemos más tiempo podemos disfrutar de largos paseos, ya sea por la naturaleza o por la ciudad o realizar actividades deportivas con amigos o familia.

10. Aprovecha las vacaciones o los días festivos para descansar
Muchas veces descuidamos el descanso y también es un aspecto importantísimo en nuestra salud.

Respetar las horas de descanso es fundamental para el buen funcionamiento de nuestras necesidades biológicas y por tanto para nuestro bienestar, por lo que los días festivos, cuando los horarios son un poquito más laxos, es el momento idóneo para ello.

De manera que siguiendo estos sencillos pasos podrás empezar el año sin sobresaltos de salud y sin los empachos típicos de estas fechas.

Fuente: abc

Te puede interesar