Si estás desmotivado en el trabajo, esto te interesa

NOTICIAS DE INTERÉS Por Melissa González
desmotivacion-trabajo-kStB--620x349@abc

Ya sea porque no es el trabajo que esperabas, porque echas horas de más, no te motiva, no te valoran o simplemente te has terminado aburriendo, la desmotivación laboral es un tema conocido por todos pero muy desvalorizado hoy en día, aun sabiendo que un trabajador insatisfecho trabajará peor.

De hecho, estar desmotivado en el trabajo no es algo que tengamos que tomarnos a la ligera porque esto afectará a nuestra productividad, compromiso y a un incremento considerable en nuestro nivel de estrés. Los motivos por los que alguien puede estar pasando por una crisis en su lugar de trabajo es algo muy común pero no deja de ser un asunto al que no se le da la importancia que necesita, teniendo en cuenta que esto no solo afectará al trabajador de forma individual, sino también a la empresa, que verá cómo le resulta más difícil alcanzar sus objetivos.

Los motivos que pueden dar lugar a este desánimo son varios y Paloma Rey, psicóloga general sanitaria, especializada en ansiedad, resiliencia, aburrimiento, creatividad y malestar emocional, entre otras cosas, nos cuenta por qué, a lo largo de nuestra vida laboral, nos puede ocurrir:

- Falta de retos. Si siempre realizamos las mismas tareas puede producir un aburrimiento en el trabajador. Según la psicóloga, con consulta on line y presencial en Valencia, las tareas rutinarias y mecánicas facilitan que no encontremos alicientes en el trabajo y, por tanto, «que se reduzca nuestra productividad».

- No es posible promocionar. Si percibimos que no tenemos suficiente autonomía y que las tareas son demasiado repetitivas podemos empezar a sentir apatía laboral. Si, además, por las características del puesto o las dimensiones de la empresa no tenemos opción de promocionar o mejorar nuestras condiciones la desmotivación llegará con mayor rapidez.

- Falta de ganas para ir a trabajar. Madrugar nos cuesta a todos (especialmente para aquellos que nos levantamos para ir a nuestro puesto de trabajo), pero existen otras causas: mal ambiente laboral, liderazgo tóxico, problemas con algún compañero o cuando la filosofía de la empresa no concuerda con nuestros valores y creencias. Tal como apunta Paloma Rey, esto se puede ver incrementado si la persona se ha creado una serie de expectativas en torno a su trayectoria profesional y ésta no concuerda con la realidad.

Di adiós a la desmotivación
La motivación es un componente clave para desbloquear y lograr el verdadero potencial, pero los factores desencadenantes de la motivación varían de una persona a otra. Así que, ¿cómo se crea un entorno de trabajo en el que todos los empleados se sientan motivados y llenos de energía? Para hacerle frente podemos aplicar los siguientes consejos que dicta Paloma Rey:

1. Identificar la causa de la desmotivación. Antes de tomar una decisión sobre nuestro futuro laboral es necesario reflexionar acerca del motivo que ha desencadenado esa desmotivación. Solo a través de esa información podremos buscar la mejor solución para nuestra situación. «La comunicación con tus compañeros de trabajo y jefes será fundamental para hacerles conocedores del problema y poder buscar la mejor alternativa», dice Rey.

2. Diferenciar entre crisis existencial y desmotivación laboral. «Hay casos en los que el desánimo laboral es la faceta más visible de la crisis existencial que estamos viviendo, por lo que reevaluar nuestra situación, lo que tenemos, lo que nos gustaría cambiar de nuestra vida y plantear un plan de acción son pasos fundamentales para solventar esta situación», anima la psicóloga.

3. Prestar atención a los aspectos positivos de nuestro puesto de trabajo. Para Paloma Rey es poco probable que no haya nada que nos guste, es decir, algo bueno tiene que tener tu puesto de trabajo... Ella aconseja prestar especial atención a aquellas cosas que sí nos gustan facilitarán que nos sintamos más a gusto con nuestro trabajo o, por lo menos, a sentirte menos agobiado.

4. Buscar apoyo en los compañeros. Entre los beneficios de las relaciones sociales se encuentra que nos ayuda a mejorar nuestro estado de ánimo. «Seguro que dentro de la oficina hay personas con las que tenemos mayor afinidad, y es en ellas en las que tenemos que apoyarnos cuando lo necesitemos, tanto a nivel laboral como personal», dice la experta.

5. Ponernos retos diarios realistas. Si sentimos que estamos estancados en el ámbito laboral, también podemos trabajar la motivación intrínseca. Para ello tenemos que definir cuales son los objetivos que tenemos que cumplir a lo largo del día y proponernos retos realistas que nos hagan sentir que ese trabajo ha merecido la pena. De esta manera, conseguiremos un refuerzo a nuestro esfuerzo a corto plazo.

6. Compatibiliza los retos a corto plazo con los de medio plazo. No obstante, no debemos olvidarnos de nuestros objetivos a largo plazo. «Resulta interesante para ello definir cuál es la meta que queremos alcanzar y desgranar los pasos intermedios que tenemos que seguir para alcanzarlos», apunta Paloma Rey. Esto nos marcará una hoja de ruta y, además, nos ayudará a sentir que tenemos cierto control sobre la situación.

7. Actitud más proactiva y alejarnos de aquello que nos genera malestar. Recuerda la experta en psicología que muchas veces la causa principal del malestar es por nuestra tendencia a compararnos con los demás: «Si consideramos que nosotros trabajamos más que otros y que obtenemos el mismo beneficio solo conseguiremos frustrarnos, sentirnos mal con nosotros mismos y generar un ambiente laboral negativo. Si, por el contrario, en la comparativa somos nosotros los que salimos desfavorecidos nuestra autoestima y nuestro sentimiento de autoeficacia se verá afectado».

8. Aprovecha el tiempo libre para trazar un plan de salida. «Si a pesar de todo decides que la mejor opción para ti es cambiar de trabajo, te recomendamos que emplees tu tiempo libre para definir tu nuevo plan. Es importante separar nuestra jornada laboral de este nuevo plan para evitar la saturación, que se incremente el nivel de ansiedad y de malestar y la aparición de pensamientos negativos intrusivos constantes», plantea. Además, cuando hagas este plan, trata de mantener una mente abierta a todas las opciones (cambiar de ciudad, país, puesto...). De esta forma ampliaremos el rango de acción y conseguiremos encontrar aquello que nos hace más felices», señala.

9. Dedica tiempo a otras actividades fuera del trabajo. Es muy importante dedicar tiempo de ocio y autocuidado cuando terminamos nuestra jornada laboral. Piensa en todos aquellos hobbies y actividades que te hacen conectar contigo mismo y desconectar de todo aquello que nos agobia y estresa en nuestro día a día.

Fuente: abc

Te puede interesar