Científicos determinaron que tres consejos simples ayudan a prevenir el cáncer

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Maia Casares
J6XUOCV4KRFOJO4LO7PVDQA5PA

Los investigadores encontraron que una combinación de altas dosis de vitamina D, omega-3 y una simple rutina de ejercicios de fuerza que se puede hacer desde casa indicó una posible reducción acumulativa del 61% en el riesgo de cáncer en adultos sanos de 70 años o más.

El trabajo llamado DO-HEALTH se hizo durante tres años en cinco países europeos (Alemania, Austria, Francia, Portugal y Suiza) y probó el efecto de estas recomendaciones en 2,157 participantes que generalmente eran adultos sanos. Los hallazgos fueron publicados en Frontiers of Aging.

Como parte de los criterios de inclusión, los participantes no habían experimentado un evento de salud importante, incluido un diagnóstico de cáncer, recurrencia o tratamiento, en los cinco años anteriores a la inscripción. También necesitaban ser lo suficientemente activos para ir a los centros de estudio y tener una buena función cognitiva.

“Este es el primer ensayo controlado aleatorio que muestra que la combinación diaria de vitamina D3, omega-3 marinos y un simple programa de ejercicios en el hogar puede ser eficaz para prevenir el cáncer invasivo en adultos en general sanos y activos a partir de los 70 años”, señalan los autores.

Los participantes se asignaron al azar en ocho grupos diferentes para evaluar el beneficio individual y combinado de las intervenciones:

El grupo uno recibió 2,000 UI (Unidad Internacional) de vitamina D3 por día (200% más que las recomendaciones actuales para adultos mayores), 1 gramo de omega-3 por día y completó una rutina de ejercicios tres veces a la semana.

El grupo dos recibió vitamina D3 y omega-3.
El grupo tres recibió vitamina D3 y completó una rutina de ejercicios tres veces a la semana.
El grupo cuatro recibió omega-3 y completó una rutina de ejercicios tres veces a la semana.
El grupo cinco recibió vitamina D3 sola.
El grupo seis recibió omega-3 solo.
El grupo siete solo completó una rutina de ejercicios tres veces a la semana.
El grupo ocho recibió un placebo.

Todos los participantes recibieron llamadas telefónicas de chequeo cada tres meses y se les realizaron exámenes estandarizados de salud y función en los centros del ensayo al inicio del estudio, el año uno, el año dos y el tercer año.

”Nuestro objetivo era probar intervenciones combinadas y prometedoras para la prevención del cáncer aprovechando los beneficios adicionales pequeños de varias estrategias de salud pública”, dijo el doctor Heike Bischoff-Ferrari, autor principal del estudio del Hospital Universitario de Zurich.

“De hecho, los nuevos tratamientos contra el cáncer tienen como objetivo bloquear múltiples vías para el desarrollo del cáncer mediante la combinación de varios agentes. Traducimos este concepto a la prevención del cáncer”.

En resumen, la vitamina D probablemente inhibe el crecimiento de las células cancerosas, los ácidos grasos omega-3 inhiben la transformación de las células normales en células cancerosas degeneradas, y el ejercicio mejora la función inmune y previene la inflamación. La combinación de estos tres factores dio como resultado el éxito deseado entre los participantes del estudio.

Fuente: TN

Te puede interesar