La pérdida de peso focalizada no es real y te explico por qué

DIETAS Por Olivia Bianchi
dieta-3-516x315

Después de los excesos de Semana Santa y con el buen tiempo a la vuelta de la esquina comienzan las prisas por perder peso.

La pérdida de peso focalizada podemos decir que no es real. Es decir, que por mucho que hagas abdominales, no se va a reducir la barriga; lo que pasará es que se fortalecen y tonifican los músculos abdominales, la pérdida de masa grasa será en general y, además, se debería retocar también la alimentación. En cuanto a la pérdida de peso rápida ya te imaginarás que los profesionales de la nutrición somos poco amantes, y te explico por qué. Se suelen utilizar métodos que no fomentan un hábito saludable y pueden llevar a una pérdida de masa muscular que realmente no favorece a la pérdida de peso (es una pérdida de peso irreal), generan confusión en cuanto a conceptos de nutrición y encima crean una mala relación con la comida.

Pero también hay una buena noticia, ¿por qué no empezar a buscar ese objetivo? Eso sí, sin prisa y, sobre todo, con el sentido común, que a veces es el menos común de los sentidos.

Tener la motivación ya es el primero de los pasos, da igual la fecha. Buscar pequeños objetivos que nos animen a seguir con nuestro propósito, es decir, si en lugar de perder ocho kilos para verano, nos planteamos perder tres, ya es mucho más posible que lo consigamos y que podamos seguir hacia el objetivo final, que siempre debe ser crear un hábito. Y, por supuesto, añadir el ejercicio físico para mejorar no solo la salud, sino que los resultados se van a acelerar.

¿Por qué siempre es mejor el cambio de hábitos? Sencillo: si te planteas perder x kilos para verano, seguramente harás una dieta muy restrictiva para conseguirlo y, aunque puede que lo consigas, llegará el verano y tras tanta restricción y haber conseguido tu objetivo, te relajarás, disfrutarás (de todo, especialmente de aquello que tanto te has restringido) y vuelves a subir de peso y esperas a la operación ‘retorno de vacaciones’ para comenzar tu nueva dieta. Así se va convirtiendo en la pescadilla que se muerde la cola y poco a poco las dietas comienzan a hacerse menos efectivas.

Esta es la mejor recomendación: busca un nutricionista que te asesore y que te lo ponga fácil, no aquel que te prometa resultados rápidos (que ya sé que es lo que quieres oír). Ten paciencia y busca un objetivo realista porque hoy es un momento perfecto para empezar

Fuente: abc

Te puede interesar