Bajar de peso es posible a cualquier edad

6SBOBAKE7REKBG3WDIN65DTLNA

A medida que envejecemos muchos desafíos pueden volverse más difíciles de hacer. Perder peso no es una de esas cosas, según investigadores de la Universidad de Warwick, en Reino Unido. Su estudio que acaba de publicarse en la revista Clinical Endocrinology ha detectado que los pacientes obesos mayores de 60 años son tan capaces de perder el exceso de peso como las personas más jóvenes.

Los autores del estudio indicaron que sus resultados revelan que el envejecimiento no representa una barrera para hacer cambios en el estilo de vida y completar los programas de pérdida de peso. De hecho, la investigación indicó que los adultos mayores en realidad perdieron un mayor porcentaje de peso corporal que las personas obesas menores de 60 años.


“La pérdida de peso es importante a cualquier edad, pero a medida que envejecemos, es más probable que desarrollemos las comorbilidades de la obesidad relacionadas con el peso. Muchos de estos efectos son similares a los del envejecimiento, por lo que se podría argumentar que la relevancia de la pérdida de peso aumenta a medida que envejecemos, y esto es algo que deberíamos considerar”, afirmó el autor principal de la investigación, Thomas Barber de la Facultad de Medicina de Warwick.

Sin límite

El estudio seleccionó a 242 pacientes de un programa de servicio de obesidad en el Instituto Warwickshire para el Estudio de la Diabetes, Endocrinología y Metabolismo (WISDEM) entre 2005 y 2016. Los investigadores separaron a los pacientes en dos grupos: los menores de 60 años y los que tenían entre 60 y 78 años.

Se controló el peso corporal de los participantes antes y después de realizar cambios en el estilo de vida como parte del servicio basado en WISDEM. Los autores del estudio también calcularon el porcentaje de peso corporal que cada persona perdió durante el programa. Al comparar los dos grupos, los pacientes obesos mayores perdieron el 7,3% de su peso corporal, mientras que los pacientes menores de 60 años perdieron solo el 6,9%.

Además, los participantes mayores pasaron menos tiempo en el programa en promedio (33,6 meses) que los pacientes obesos más jóvenes (41,5 meses). El plan de pérdida de peso orientado por el hospital se centró en hacer ajustes basados en el estilo de vida específicamente para cada persona. Esos cambios incluyen una nueva dieta, apoyo psicológico y estímulo continuo para mantenerse físicamente activo.

La mayoría de los pacientes recomendados al servicio se encuentran en la categoría de obesos mórbidos y tenían un Índice de Masa Corporal (IMC) superior a 40. Los especialistas indicaron que estos individuos tienen un alto riesgo de desarrollar más de 50 afecciones relacionadas con la obesidad, como diabetes, depresión, ansiedad, osteoartritis y enfermedades cardíacas.

“Hay una serie de razones por las que se suele descartar la pérdida de peso en las personas mayores como alternativa de tratamiento. Estos incluyen una perspectiva basada sólo en la edad que sugiere que la pérdida de peso no es relevante para las personas mayores y los conceptos erróneos de la reducción de su capacidad para perder peso a través de la modificación de la dieta y el aumento del ejercicio”, concluyeron los investigadores.

“Las personas mayores pueden sentir que los servicios de obesidad en los hospitales no son para ellos. Los proveedores de servicios y los formuladores de políticas deberían apreciar la importancia de la pérdida de peso en las personas mayores con obesidad, para el mantenimiento de la salud y el bienestar, y para facilitar un envejecimiento saludable. Además, la edad per se no debería contribuir a las decisiones clínicas relacionadas con la implementación de la gestión del estilo de vida de las personas”, añadió el autor de la investigación

Los especialistas concluyen en su documento que “la edad no debería ser una barrera para el manejo de la obesidad en el estilo de vida. En lugar de poner barreras para que las personas mayores accedan a los programas de pérdida de peso, deberíamos facilitar ese proceso de manera proactiva. Hacer lo contrario implicaría correr el riesgo de una mayor e innecesaria negligencia sobre las personas mayores a través de los conceptos erróneos de la sociedad basada en la edad”.

Fuente: Infobae

Te puede interesar