Así hay que comer para tener más energía

Un plan alimentario simple reduce la fatiga. Hay alimentos que son esenciales y combinaciones que ayudan.
mediterranean-diet-stock-super-tease

Las personas que se duermen sin dar vueltas, se despiertan bien temprano y encaran el día con entusiasmo son envidiables, pero tienen un secreto al alcance de todos: los hábitos saludables y una buena elección de alimentos. Eso contribuye a estimular el metabolismo y a darle al organismo las energías que necesita para hacer las actividades del día.

En rasgos generales, la clave está en dos grupos: los carbohidratos simples y los carbohidratos complejos. Los primeros aportan energía para un corto periodo de tiempo, mientras que los complejos aportan más energía, así como cierta sensación de saciedad. 

"Los carbohidratos complejos se componen de tres o más azúcares que forman una cadena y justamente por esta complejidad tardan más tiempo en ser digeridos. A su vez son los que aportan energía como combustible para el cuerpo como es el caso de los panificados, papa, batata, arroz y pastas por ejemplo", señala a Con Bienestar el licenciado Luciano Spena (M.N. 4.394), miembro de la comisión directiva de Asociación Argentina de Dietistas y Nutricionistas Dietistas (AADYND).

El nutricionista señala que estos alimentos tienen un valor nutricional más alto y contienen fibras, vitaminas y minerales. Además, los carbohidratos complejos liberan glucosa en la sangre gradualmente, proporcionando al cuerpo un suministro constante.

Un shock de energía
Los carbohidratos simples se diferencian en que tienen azúcares refinados y el valor vitamínico es bajo o nulo. Cuando la persona entrena, estos alimentos tienen una absorción rápida y una "utilización inmediata" por lo que el nutricionista explica la presencia de estos en bebidas deportivas, barritas o incluso "gomitas".

Claro que la sugerencia no es comer un volcán de chocolate antes de hacer gimnasia. En su lugar, hay que aprovechar los alimentos ricos en fibra que contienen azúcares naturales como las frutas frescas o secas, o un batido casero con miel como para dar impulso sin generar incomodidad por estar demasiado "lleno".

El papel del snack
"Es importante mantener un patrón de cuatro comidas diarias en la medida de lo posible. El aporte calórico va a ser simétrico a lo largo del día", detalla Spena.

El snack o colación se recomienda entonces para acortar esas distancias calóricas que se producen cuando la persona pasa mucho tiempo sin ingerir ningún alimento. "Diferente es el caso de una persona que hace actividad física", remarca.

Te puede interesar