¿Dormir mal puede propiciar un aumento de peso?

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Sara BLANC
Persona-sin-dormir

Aunque a veces resulta complicado, el dormir mal se vincula con una serie de problemas para la salud. Y es que además de ganar peso, el dormir poco se relaciona con enfermedades cardiovasculares y una mortalidad prematura. Aprender buenos hábitos del sueño, es base para una vida saludable.

Consecuencia de dormir mal
La privación crónica del sueño que se tiene en países desarrollados, lleva a un asunto más significativo como un aumento de peso. De hecho, dormir poco o mal es uno de los factores de riesgo a desarrollar obesidad. Problema que va más allá de lo estético, siendo una enfermedad crónica que se asocia con muchas patologías como cáncer, enfermedades cardiovasculares y diabetes.

Un estudio señala que los adultos deben dormir de entre 7 y 9 horas y, los niños, dependiendo de la edad, unas 10 horas. Sin embargo, los horarios de la vida moderna hacen que no cumplamos con estas recomendaciones.

Las hormonas que regulan la sensación de saciedad y de hambre (lectina y grelina) siguen un ritmo circadiano, regulado por los ciclos del sueño, lo que significa que se produce durante el sueño. Así que si tienes un sueño de mala calidad, provoca más hambre, lo que incrementa el riesgo de obesidad. Si no dormimos lo suficiente, se produce una alteración en la producción de dichas hormonas que causa una sensación de hambre.

Además, si tendemos a dormir tarde de forma habitual, puede producirse un retraso de fase. Se trata de un trastorno del sueño que retrasa todos los horarios y no solo del sueño, sino que también el de las comidas y de la cena. Aplazar la cena implica que no habrá tiempo disponible para quemar lo que acabamos de comer y nos inclina hacia un aumento de peso.

El comer cuando deberíamos estar durmiendo favorece desarrollar resistencia a la insulina. Si se prolonga en el tiempo, el hecho de consumir alimentos a altas horas de la noche promueve el desarrollo de la diabetes tipo 2 y otros problemas que se vinculan con sobrepeso.

Así que hay que tener presente que el sueño no se recupera y que esta medida de compensación no es un buen hábito de sueño. Tenemos un reloj interno que nos dice cuándo tenemos que acostarnos y cuándo habría que despertar, por lo que habría que darle la importancia y valor que merece para estar bien por dentro y por fuera.

Te puede interesar