Los medicamentos para el TDAH también podrían tratar la enfermedad de Alzheimer

SALUD Por Rosario CALVO
OMW55MDECJF5TBVLF64N7YNDSM

La apatía, o la pérdida de motivación, es un síntoma muy frecuente en las personas con enfermedad de Alzheimer y en la actualidad no hay ningún fármaco aprobado para abordar este problema.

Una nueva investigación ha comprobado que ciertos medicamentos que se utilizan en el tratamiento del trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) o de la depresión podrían ser útiles también para mejorar la cognición y disminuir la apatía en los pacientes con este tipo de demencia, según un análisis de datos agrupados de la investigación disponible, publicado en línea en el Journal of Neurology Neurosurgery & Psychiatry.

Los ensayos clínicos de medicamentos noradrenérgicos, que incluyen antidepresivos y medicamentos para tratar la presión arterial alta y el TDAH, ahora están justificados, dicen los investigadores

Cómo funcionan los fármacos noradrenérgicos
Los fármacos noradrenérgicos se dirigen al neurotransmisor noradrenalina, también llamado norepinefrina, que es liberado por una red de neuronas noradrenérgicas especializadas.

¿Qué significa? Esta red es crítica para la excitación y muchos procesos cognitivos, incluyendo la atención, el aprendizaje, la memoria, la preparación para la acción y la supresión de comportamientos inapropiados.

La alteración noradrenérgica ocurre temprano en la enfermedad de Alzheimer y contribuye a los síntomas cognitivos y neuropsiquiátricos que caracterizan la afección, lo que sugiere que el sistema noradrenérgico sería un buen objetivo para el tratamiento farmacológico.

Por lo tanto, los investigadores buscaron ensayos clínicos publicados entre 1980 y 2021 en los que se habían utilizado fármacos noradrenérgicos, como la atomoxetina, el metilfenidato y la guanfacina, para mejorar potencialmente los síntomas cognitivos y / o neuropsiquiátricos en personas con enfermedad neurodegenerativa.

Los resultados de los estudios
Incluyeron un total de 19 ensayos controlados aleatorios centrados en la enfermedad de Alzheimer y el deterioro cognitivo leve, con 1811 pacientes: seis de estos ensayos se consideraron de “buena” calidad, siete como “justos” y seis como “pobres”.

Los resultados de 10 de estos ensayos, con 1300 pacientes, se agruparon para la cognición global: orientación/atención, memoria, fluidez verbal, lenguaje y capacidad visuoespacial, que es la capacidad de decir dónde están los objetos en el espacio.

Esto mostró un efecto positivo pequeño, pero significativo, de los medicamentos noradrenérgicos en la cognición general, medido por el Mini-Examen del Estado Mental o la Escala de Evaluación de la Enfermedad de Alzheimer.

Los resultados de 8 ensayos clínicos, con 425 pacientes, se agruparon para el comportamiento y los síntomas neuropsiquiátricos, la agitación y la apatía. Y esto mostró un gran efecto positivo de los fármacos noradrenérgicos sobre la apatía, incluso después de eliminar los valores atípicos para tener en cuenta las diferencias en el diseño del ensayo y los resultados previstos.

“La reutilización de los medicamentos noradrenérgicos establecidos es más probable que ofrezca un tratamiento efectivo en la enfermedad de Alzheimer para la cognición general y la apatía”, dicen los investigadores.

Agregan: “Hay una fuerte justificación para ensayos clínicos adicionales y dirigidos de tratamientos noradrenérgicos en la enfermedad de Alzheimer”.

Pero primero hay que considerar varios factores, advierten. Estos incluyen la orientación adecuada de grupos particulares de pacientes y la comprensión de los efectos de la dosis de medicamentos individuales y sus interacciones con otros tratamientos para minimizar los contras y maximizar los pros de los medicamentos noradrenérgicos, aclaran.

Fuente: TN

Te puede interesar