Las mamografías podrían detectar cuándo hay riesgo cardiovascular o de ACV

SALUD Por Carola LEVI
NEJMB3R52BB33L67O2FTMKLVCY

La detección de calcificaciones arteriales mamarias en las mamografías se asoció con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular en mujeres posmenopáusicas, según una nueva investigación publicada en Circulation: Cardiovascular Imaging, una revista revisada por pares de la publicación Asociación Americana del Corazón.

Este hallazgo puede ser útil para determinar el riesgo en las mujeres de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular, según los autores del estudio.

La calcificación arterial de la mama
La calcificación arterial mamaria, acumulación de calcio dentro de la capa media de la pared arterial de la mama, está relacionada con el envejecimiento, la diabetes tipo 2, la presión arterial alta y la inflamación, y es un marcador de rigidez en las arterias. No es lo mismo que la calcificación de la capa interna de las arterias (la capa que está en contacto con la sangre), que generalmente se encuentra en personas que fuman o en personas con niveles altos de colesterol.

La calcificación arterial de la mama es un hallazgo común que aparece como áreas blancas en las arterias de la mama en una mamografía, sin embargo, no se cree que esté relacionada con el cáncer.

“En un estudio anterior de este mismo grupo de investigación, informamos que las mujeres de entre 60 y 79 años, el 26% tenía calcificación arterial mamaria, y el porcentaje aumentó con la edad a más de la mitad de las que tenían evidencia del hallazgo entre las edades de 75 a 79 años”, resume el autor principal del estudio, Carlos Iribarren, científico investigador en la División de Investigación de Kaiser Permanente Northern California en Oakland, California.

“La investigación confirma que las calculadoras que usamos actualmente para evaluar el riesgo a 10 años de un individuo de desarrollar enfermedades cardiovasculares no son tan precisas en las mujeres como en los hombres. En nuestro estudio actual, evaluamos si la calcificación arterial de los senos, que se puede ver fácilmente en una mamografía, proporciona más información sobre el riesgo de una mujer de desarrollar una enfermedad cardíaca”, explica.

Los datos de la mamografía
Iribarren y sus colegas analizaron datos de 5,059 mujeres de 60 a 79 años reclutadas para el Estudio Multiétnico de Gradación de Calcio Arterial de Mama y Enfermedad Cardiovascular (MINERVA) después de asistir a realizarse una mamografía anual de octubre de 2012 a febrero de 2015. Los investigadores evaluaron el estado de calcificación arterial de la mama (presencia vs. ausencia) y la cantidad (masa de calcio en miligramos) utilizando mamografías digitales.

Dentro de la cohorte, el 26,5% de las mujeres tenían calcificación arterial mamaria. En comparación con las mujeres sin calcificación, las que sí la tenían eran mayores, y más propensas a ser blancas o hispanas. Además, tener cualquier nivel de calcificación arterial mamaria se asoció con una mayor paridad.

“Actualmente, no es el estándar de atención para la calcificación arterial de mama visible en las mamografías que se debe informar. Algunos radiólogos incluyen esta información en sus informes de mamografía, pero no es necesario”, señaló Iribarren. “Esperamos que nuestro estudio fomente una actualización de las pautas para informar la calcificación arterial mamaria de las mamografías de rutina. Este trabajo ha movido la aguja hacia la recomendación de la evaluación de rutina y el informe de la calcificación arterial mamaria en mujeres posmenopáusicas. Integrar esta información en las calculadoras de riesgo cardiovascular y usar esta nueva información puede ayudar a mejorar las estrategias de reducción del riesgo cardiovascular”.

Iribarren también señaló que no habría un costo adicional o exposición adicional a la radiación para las mujeres porque el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los Estados Unidos (USPSTF) recomienda que las mujeres de 50 a 74 años se hagan una mamografía cada dos años, y para las mujeres de 40 a 49 años, la mamografía puede considerarse para el diagnóstico temprano del cáncer de mama según los riesgos individuales y según lo aconsejado por un médico.

Fuente: TN

   

Te puede interesar