Más verduras, yoga y meditación son clave para tratar los síntomas de la migraña crónica

POR UNA VIDA MÁS SALUDABLE Por Rosario CALVO
MY65KBC53RBBBJ2YOII3N7MBVY

Una publicación científica en el BMJ Case Reports informa sobre un caso muy interesante: un hombre de 60 años que había estado sufriendo de migrañas severas sin aura durante una década las vio desaparecer por completo después de cambiar su alimentación con base en vegetales.

El estudio muestra el caso clínico de este paciente, de quien solo se conocer la edad y el origen (Estados Unidos), que se recuperó de las debilitantes migrañas que sufrió durante más de 10 años “simplemente” cambiando su estilo de alimentación. El problema desapareció por completo luego de que el hombre comenzara una dieta que incluía alimentos integrales y muchas verduras de hoja verdes.

Antes de esto había probado todo: obviamente medicación en primer lugar, pero también yoga y meditación. Luego eliminó algunos alimentos que podían desencadenar o agravar sus migrañas que eran tan fuertes que le era imposible trabajar.

En el reporte figura un testimonio textual del paciente: “Antes de cambiar mi dieta, sufría de seis a ocho migrañas debilitantes por mes, cada una con una duración de 72 horas. La mayoría de los días, tenía una migraña o me estaba recuperando de una migraña.”

Después de 12 años de sufrimiento y varios intentos de curación, nada había logrado cambiar la situación y seis meses antes de ser ingresado en una clínica médica que se basa en los cambios en el estilo de vida en Nueva York, las migrañas del hombre se habían vuelto crónicas y ocurrieron de una manera cada vez más frecuente y dolorosa.

Pero luego de un cambio drástico de dieta, en aproximadamente un mes, comenzó a ver resultados notables y sorprendentes. El hombre no sufrió migrañas durante más de siete años y no recuerda la última vez que tuvo dolor de cabeza. Su caso se convirtió en una fuente de estudio y debate seguidamente de ser reportado en BMJ Case Reports.

El hombre también era alérgico, y las investigaciones publicadas anteriormente sugieren que un mejor control de las alergias puede dar lugar a menos migrañas. En este caso, los síntomas de la alergia del hombre mejoraron hasta el punto de que ya no necesitaba utilizar la medicación estacional.

La dieta De Alimentos Bajos Inflamatorios Everyday (LIFE)
El hombre siguió la dieta De Alimentos Bajos Inflamatorios Everyday (LIFE), un régimen rico en nutrientes a base de plantas que incluye al menos 140 gramos de verduras de hoja verde oscura crudas o cocidas todos los días y recomienda beber alrededor de un litro de batido verde al día, limitando la ingesta de verduras, aceites y proteínas animales con almidón. En particular, los productos lácteos y las carnes rojas.

Este cambio llevó, en dos meses, la frecuencia de los ataques de migraña a solo un día por mes y la duración y la gravedad también habían disminuido. Después de tres meses, las migrañas desaparecieron por completo y durante siete años no reaparecieron.

Las sustancias químicas de los alimentos que pueden desencadenar una migraña
Después de este sorprendente caso, los médicos estadounidenses que trataron al hombre creen que en realidad puede ser útil experimentar con una dieta basada en plantas para aliviar los síntomas de la migraña crónica. Otros expertos, sin embargo, recuerdan que se trata de un caso aislado y que aún no es posible saber si las ventajas de esta dieta son generalizadas y, por tanto, también válidas para otros pacientes.

“En mi caso, no suelo darles dietas específicas a mis pacientes porque debería ser muy restrictiva. Lo que sí les pido es que anoten lo que comieron las tres horas previas a tener una crisis de dolor”, señala a Con Bienestar María de Lourdes Figuerola (M.N. 67.445), jefa de la División de Neurología del Hospital de Clínicas (UBA).

La médica indica que en el caso de tener una migraña por consumo de ciertos alimentos, eso se debe a las sustancias químicas que tienen. Por ejemplo, el chocolate y los quesos duros tienen tiramina, que dentro del organismo puede transformarse en otra sustancia como la serotonina, pudiendo desencadenar una crisis. En general, suele ocurrir a las horas de haber ingerido esos alimentos y suele repetirse en el tiempo. Los vinos tintos, por ejemplo, tienen una sustancia de suspensión que se llaman flavonoides que pueden desencadenar una crisis de dolor. La salsa de soja tiene glutamato monosódico que también puede provocar dolor de cabeza. Los embutidos y enlatados contienen conservantes que también pueden provocar migrañas.

Rutina anti migrañas
La especialista local sugirió que las personas con migraña sigan estos tres puntos de rutina:

Comer algo cada 3 horas, fundamental para evitar los ayunos prolongados.
Hacer actividad física diaria dentro de la misma franja horaria, que puede ser una caminata de una hora a paso regular.
Acostarse y levantarse más o menos a la misma hora todos los días porque si uno duerme más o menos de lo que el cerebro está acostumbrado, también puede terminar con dolor de cabeza.

Te puede interesar