Salud vaginal: cómo cuidar la zona íntima cuando se entrena

SALUD Por Camila MARTINEZ
LJ3EHOI6HRAMRNOVNNOASFAUQY

Al hacer deportes y con las temperaturas más altas de la primavera-verano, es posible que haya una sudoración extra en el área pelvi-perineal, es decir, la zona que incluye vulva, perineo y glúteos. Es clave entonces evitar el exceso de humedad en la zona genital, porque puede promover el desarrollo de infecciones vulvovaginales, de las vías urinarias e incluso la aparición de hongos.

“Si se practica natación, por ejemplo, se puede aplicar una crema protectora con óxido de zinc. También es importante usar jabones neutros para higienizarse, hay opciones diseñadas con diferentes pH de acuerdo a la mujer adulta en edad reproductiva o en etapa menopáusica”, señala Alejandra Belardo (M.N. 78.361), jefa de la sección de Climaterio y Endocrinología Ginecológica del Hospital Italiano de Buenos Aires. “Además, hay geles reconstituyentes, que se puede colocar después de hacer gimnasia o deporte acuático y, claro, es clave secarse bien”, agrega.

Si no se seca todo ese sudor (y flujo) generado durante el entrenamiento, es fácil que la flora vaginal natural crezca y se multiplique, lo que ocasiona infecciones por candidiasis, molestias y mucha picazón.

La mejor ropa para hacer deporte
La médica también recomienda utilizar ropa interior que sea absorbente. Existen bombachas que son ideales para deportistas, ya que están acondicionadas para absorber flujo menstrual y flujo vaginal excesivo. En general, lo mejor es que sea de algodón y la ropa deportiva debe ser cómoda para que no ajuste demasiado y permita la ventilación.

“El uso de ropa íntima muy apretada y la de origen sintético cambian las condiciones dentro de la vagina con el consiguiente riesgo de sufrir una infección”, advierte la ginecóloga.

Cómo lavar la ropa deportiva
A la hora de lavar la ropa deportiva hay que tener en cuenta las bacterias que se acumulan por el sudor, y que generan el mal olor. También las características de los tejidos de estas prendas. Y por último, la frecuencia de uso. Si se padece de alguna alergia cutánea, hay que usar jabones sin perfumes y es mejor evitar el uso de suavizantes.

“Después de hacer actividad física la ropa que se utilizó debe sacarse de inmediato. De esta manera, se evita que el cuerpo siga absorbiendo humedad y la zona íntima continúe mojada. Este paso es fundamental para evitar la aparición de hongos y otras infecciones vulvares”, aclara Belardo.

También sugiere que la ropa se guarde bien seca, dejándola airear en zonas ventiladas y guardarla en cuanto seque. De esta manera, se evita el crecimiento de hongos y olor en los tejidos.

Es esencial reconocer cuanto antes los síntomas de una posible infección: picazón, quemazón y abundante flujo. Si esto sucede hay que consultar con un especialista porque es importante que las infecciones sean tratadas cuanto antes para evitar complicaciones.

Recomendaciones para prevenir la proliferación de hongos y bacterias vaginales:
1. Lavarse y cambiarse de ropa luego del ejercicio.

2. Usar ropa interior de algodón y no ajustada.

3. Evitar permanecer con el traje de baño mojado durante mucho tiempo.

5. Dormir con ropa amplia y cómoda.

6. Evitar las duchas vaginales.

7. Lavarse las manos antes y después de utilizar el baño, y después de hacer ejercicio.

   

Te puede interesar