Síndrome de Boreout, o los peligros de aburrirse en el trabajo

SALUD Por Gastón PEDRAZA
sindrome-aburrimiento-k1uC--620x349@abc

Aunque la vuelta a las oficinas es progresiva, y ya son muchos los que han vuelto a su lugar de trabajo, el teletrabajo es un modelo que ha imperado durante muchos meses y son muchas las personas que continúan realizando sus labores desde casa.

Hay quienes consideran el teletrabajo su modelo ideal, pero hay otros que sienten que no es para ellos. Echan de menos la interacción con sus compañeros, poder compartir sus ideas cara a cara, y no con largos emails y salir de casa para despejarse un poco. En general, todo deriva en una misma cosa: el aburrimiento. Y puede que este llegue a tal punto que se puede sufrir el llamado síndrome de Boreout, un patrón de aburrimiento crónico en el trabajo.

Explica el equipo de psicólogos de ifeel que, este aburrimiento crónico, puede afectar a todos los niveles. Por un lado a lo mental (disminuye la atención y el análisis de los estímulos se vuelve superficial), a lo emocional (desmotivación, apatía), a lo físico y postural (falta de energía, sensación de estar deshinchado, postura floja y desmadejada), así como a lo comportamental (como estamos desmotivados e inatentos y nada engancha nuestro interés, picoteamos de aquí y de allá, nos levantamos cada dos por tres, chateamos con los compañeros…).

Por qué afecta el teletrabajo
Aunque no es la única, causa, el teletrabajo es uno de los desencadenantes de este síndrome. «El aislamiento de este modelo de trabajo puede incidir negativamente, sobre todo para aquellas personas acostumbradas al movimiento, al ambiente social de las oficinas y centros de trabajo», explican los psicólogos. También puede darse el caso contrario: el ir a la oficina 'por ir', aunque no se tenga trabajo, aquello de 'calentar la silla', también puede ser altamente desmotivante.

 Otras causas del síndrome de Boreout pueden ser: un mal diseño de la asignación de funciones respecto al perfil profesional, una mala supervisión del desempeño y coordinación del equipo de trabajo, la errónea adjudicación de tareas o la incorrecta organización por parte del empleado.

Peligros del síndrome de Boreout
Sufrir este síndrome puede ser 'peligroso', pues afecta directamente a nuestro desempeño laboral: «Un trabajador aburrido es un trabajador desmotivado», aseguran desde el equipo de psicólogos. Así, se pone en juego el compromiso con la empresa, pues se dejan de lado las responsabilidades laborales, y también se produce una alta de realización personal. «El trabajador puede entrar en un bucle cognitivo y emocional en el que su sensación continuada de aburrimiento se acaba transformando en una experiencia más amplia, de falta de realización personal y pérdida de rumbo en cuanto a su carrera profesional, de no ser capaz de llevar a cabo su tarea como se espera de él», aseguran los profesionales.

Si detectamos que estamos en una situación como esta, los expertos de ifeel dejan unas pautas para poder mejorar nuestro estado y 'combatir' el síndrome de Boreout.«Es importante que, al margen de las causas que sean ajenas a nosotros, tomemos responsabilidad sobre nuestro estado psicológico al trabajar y hagamos lo posible por mejorar nuestra actitud; el afrontamiento tiene que partir de nosotros», aseguran. Así, la recomendación es la siguiente:

Claves para superarlo
1. Esforzarse por poner toda la energía, esfuerzo y atención necesarios en la tarea, aunque no nos motive.

2. Tratar de aprovechar el excedente de tiempo, si lo tengo, en algo productivo, especialmente si es en asuntos que tengan que ver con el trabajo.

3. Poner en conocimiento de nuestro superior la situación, para que se puedan revisar los modelos de trabajo, y mejorarlos, para el beneficio de todos.

Fuente: abc.es

Te puede interesar