Trucos para cocinar con microondas platos deliciosos y saludables

POR UNA VIDA MÁS SALUDABLE Por Carola LEVI
Podemos preparar multitud de alimentos de manera muy rápida y evitando una gran pérdida de vitaminas
cocinar-microondas-klO--620x349@abc

El microondas es nuestro aliado. Sería más que suficiente solo utilizarlo para calentar agua para un té o recalentar un plato, pero más allá de estas funciones básicas, este pequeño electrodoméstico puede ser fantástico para preparar platos 'hechos y derechos'.

«El microondas nos sirve para empoderarnos, para ver que no es tan difícil cocinar como pensamos», asegura Laia Badal León, responsable del área de desarrollo e innovación de la Fundación Alícia. La profesional argumenta que el microondas es una opción ideal para cocinar si queremos hacerlo de manera rápida, fácil y también equilibrada. Para empezar, recomienda empezar por la preparación de pescados y verduras, dos de los alimentos más sencillos para cocinar en el microondas, ya que se hacen de manera muy rápida. «Un trozo de pescado, por ejemplo, lo tienes listo en minuto y medio. Hay mil opciones para aderezarlo y queda muy parecido a prepararlo al vapor», explica. Habla también de los mariscos. Pone como ejemplo los mejillones («se abren en un momento en el microondas»), un producto que por ejemplo, si tenemos costrumbre de cocinar solo para nosotros, no preparamos tanto. Asimismo, destaca la infinidad de opciones que nos presenta el combo microondas y verduras: podemos preparar cremas, verduras 'al vapor', o 'asadas'; podemos preparar guarniciones, o elaboraciones que luego podemos terminar en una sartén, como las patatas de una tortilla de patatas.

Empezar por lo más fácil
«Para empezar a cocinar con el microondas, lo mejor es decantarnos por versiones de recetas que ya estamos acostumbrados a preparar», recomienda Laia Badal León, que comenta que, como este pequeño electrodoméstico no alcanza temperaturas tan elevadas como las que se tienen con otras cocciones, puede haber alimentos que sea más complicado preparar. «Por ejemplo para las carnes, que quedan bien, hay que tener ya más habilidades culinarias para prepararlas; para poder enmascarar el color sobre todo, porque al no tener el color doradito nos echa para atrás», explica la profesional.

Una de las preocupaciones que se pueden tener a la hora de utilizar el microondas para cocinar es esa idea de que 'se pierden las vitaminas' de los alimentos. Lo primero que explica la profesional de la Fundación Alícia es que, con cualquier tipo de cocción (en la sartén, al horno, a la plancha) se pierden ciertas vitaminas, pues esto es lo que pasa cuando se expone un alimento al calor. «Con el microondas se pierden vitaminas, como con todos los procesos de cocinado, pero al hacerse los alimentos en tiempos muy cortos, y con una temperatura no tan elevada, se pierden menos nutrientes que con otras técnicas», explica. También, destaca que al ser una cocción que no cuece en agua las cosas, se evita perder las vitaminas hidrosolubles. «La única manera de no perder vitaminas en las verduras, por ejemplo, es si las comemos crudas», apunta.

Más allá de cocinar y calentar, podemos acelerar muchos procesos culinarios con el microondas. Por ejemplo, se pueden descongelar platos, así como deshidratar ciertos alimentos para hacerlos crujientes, como con los tubérculos cortados muy finos, el queso o el bacon, de los que podemos preparar 'crujientes'. Un toque de microondas puede ser lo que necesite un tomate para poder ser pelado rápidamente.

Qué necesito para cocinar con el microondas
Sobre qué utensilios son los más prácticos, Laia Badal León recomienda aquellos pensados directamente para el microondas, como pueden ser los estuches de vapor, pero asegura que cualquier recipiente de material apto para microondas puede servir. «Lo más importante es contar con una tapa, pues es muy importante la retención del vapor», asegura la profesional. Explica que hay tres tipos de recipientes principales para cocinar en el microondas:

- Planos: son ideales para los alimentos que prepararíamos, por ejemplo, en una sartén.

- Con volumen: para preparaciones más grandes, como una crema, unas alcachofas, un pollo...

- Individuales: para las elaboraciones con huevo, o la pastelería.

La experta de la Fundación Alícia asegura que, una vez entendidas las peculiaridades del microondas, «podemos cocinar cualquier cosa». Recuerda que es muy importante trabajar con los tiempos adecuados: es un sistema por el cual, a más cantidad de comida, más tiempo de cocinado. Asimismo, recuerda que el microondas está pensado para preparar pocas raciones. Si queremos hacer más de cuatro, es mejor recurrir a otras cocciones. Para terminar, deja un par de recetas que forman parte de 'Cocina con microondas: sana, segura y sostenible' (Larousse), publicado por la Fundación Alícia, muy sencillas y en las que se utiliza el microondas para preparar los platos.

Fuente: abc.es

Te puede interesar