Advierten sobre un aumento de las infecciones de transmisión sexual

SEXUALIDAD Por Carola LEVI
La pandemia no inhibió comportamientos de riesgo, señala un estudio médico en Italia. Cuál es la situación en la Argentina.
images?q=tbn%3AANd9GcRCiPdyceZGmewRZwt9R16WB2zaasq9ruGhJg&usqp=CAU

La gonorrea, la sífilis secundaria y el micoplasma genital están siendo diagnosticados con mayor frecuencia en plena pandemia, por relajamiento de las prevenciones y los cuidados sexuales.

Lo afirma una investigación presentada en el Congreso de la Academia Europea de Dermatología y Venereología, que analizó con puntillosidad el problema.

El estudio realizado en dos centros principales de infecciones de transmisión sexual en Milán, Italia, comparó el número de diagnósticos confirmados de las enfermedades más comunes en pacientes con síntomas entre el 15 de marzo y el 14 de abril de este año tras las medidas de aislamiento social adoptadas para controlar la epidemia, con el mismo período de 2019.

Y se detectó que la cantidad de infecciones bacterianas graves creció, principalmente en hombres que tienen intimidad con personas de su mismo sexo. Como dato secundario, se registró una reducción del 37 por ciento en las asistencias a los centros de salud por estos temas.

Las infecciones no graves, como las verrugas genitales y el molusco contagioso, se redujeron en el período analizado.

“La infección podría haber aumentado debido a que la concentración de morbilidad y mortalidad de COVID-19 en personas mayores hizo que el grupo más joven y activo se sintiera protegido y, por lo tanto, menos reacio al riesgo”, explicó el doctor Marco Cusini, del Policlínico de Milán.

La gonorrea y la sífilis son las infecciones más frecuentes en personas de 30 años. Es el grupo de la población que menos respetó las medidas de aislamiento y sostuvo relaciones sexuales de riesgo, según afirma el estudio.

Situación en la Argentina
“Bajaron la asistencia y los controles. No hay cifras exactas pero sí, es una realidad que las infecciones de transmisión sexual aumentaron”, afirma la responsable de Sexología de la división Ginecología del Hospital de Clínicas, Silvina Valente (M.N. 87.798).

“En la Argentina, es una realidad que estas enfermedades no dejan de aumentar desde hace unos cinco años. La sífilis y el HIV son un ejemplo. Los servicios están abiertos y las personas tendrían que venir a consultar, hacer su seguimiento y realizarse los controles”, indica la doctora.

Según datos del Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación la tasa de casos de sífilis reportados en varones y mujeres jóvenes y adultos se triplicó entre 2013 y 2017, ya que pasó de 11,7 a 35,2 por cada 100.000 habitantes. La proporción de positividad en las pruebas de rutina que se realizan a embarazadas pasó del 2 por ciento al 3,2 por ciento en el mismo lapso.

“Hay un conjunto de situaciones que están haciendo que los casos aumenten: por un lado, la disminución de la tasa de infecciones por HIV que venimos viendo en los últimos años, ya sea porque hay diagnósticos precoces o por los tratamientos de alta eficiencia de la actualidad, que hacen que la gente se asuste mucho menos y empiece a no cuidarse”, plantea el infectólogo Jorge Lattner (M.N. 74.671).

Te puede interesar