Últimas publicaciones

Trucos simples para eliminar los mocos de la garganta

SALUD Sara BLANC
TJD7BFBPZD6Z6XO5JHIIEOJEZE

La mucosidad es uno de los síntomas más molestos de los resfríos y gripes, enfermedades de las que difícilmente nos libremos cuando hace frío. Si la producción excesiva de moco se vuelve una molestia regular e incómoda, hay que consultar con un médico para obtener un diagnóstico completo y un plan de tratamiento.

“Su función es defensiva, por eso el moco es pegajoso, con cierta consistencia, para que se adhieran las partículas del exterior como virus y bacterias”, explica la doctora Ana Cofré (M.N.117.124), docente de la materia Otorrinolaringología de la Facultad de Medicina de la UBA.

Para intentar producir menos flema y facilitar su expulsión, Cofré recomienda mantener húmedo el ambiente donde nos encontremos.

Remedios caseros contra los mocos
Cuando nota que hay mucosidad en la garganta, el cuerpo tiende a provocar la tos. Es importante que se alivie esa tos, ya que si no, la persona tendrá una garganta irritada a la vez que llena de flema. Las infusiones suelen ser muy eficaces para ayudar a reducir y expulsar la mucosidad de una manera más fácil. Por algo, las abuelas en muchas ocasiones insisten en dar infusiones de hierbas cuando estamos enfermos.

La infusión de eucalipto es la que mejor funciona para los mocos de la garganta y para la congestión nasal. Las hojas del árbol de eucalipto tienen un efecto calmante en las vías respiratorias y también ayudan a expulsar el moco gracias a su capacidad expectorante. Otras hierbas que tienen un efecto parecido son la menta y el tomillo. Se pueden tomar varias tazas de infusión de tomillo al día para notar un mayor alivio y respirar mejor.

Entre vahos y aceites de eucalipto
Otro método para aprovechar las hojas sueltas de eucaliptus es preparar vahos o vaporizaciones. Para tales fines, se usa el método para infusionar las hojas, pero en lugar de tomarse se coloca en una olla, para poder acercar el rostro y aspirar los vapores.

La cabeza se cubre con un paño para que no escape el preparado. Cada cierto tiempo se toma aire para evitar la sofocación o quemaduras por la temperatura. Este vapor de eucalipto es recomendado en casos de enfermedades respiratorias.

En cuanto al aceite esencial, se consigue en tiendas naturistas, pero puede prepararse en casa una versión similar llamada oleato de eucalipto o aceite de eucalipto no esencial. Aquí se colocan las hojas en un aceite vehículo y se pone a baño María por 15 minutos. Se cuela y se obtendrá un aceite infusionado para aplicar directamente sobre zonas afectadas.

Fuente: TN

Te puede interesar
Lo más visto