Este es el lado positivo del estrés que mantiene nuestra motivación

SALUD Por Melisa González
emociones-456-kpbC--620x349@abc

El estrés se puede definir como cualquier tipo de cambio que causa tensión física, emocional o psicológica, y es la respuesta que tiene nuestro cuerpo ante cualquier estímulo que requiere de atención o acción.

Desafortunadamente, todo el mundo experimenta estrés en algún grado a lo largo de su vida. Sin embargo, la forma en que se responde al estrés es la que marca la diferencia de nuestro bienestar general. A veces, la mejor forma de manejar el estrés consiste en cambiar la situación mientras que en otras la mejor estrategia está en cambiar la forma de responder a dicha situación.

Hoy sabemos que el estrés elevado y sostenido en el tiempo nos envejece prematuramente, nos deprime o nos enferma. Pero hay un estrés saludable y positivo que nos activa para afrontar nuevos retos y nos impulsa a crecer como personas. Nos referimos al eustrés, que permite que nuestro cuerpo genere fuerza y energía para lidiar con los desafíos.

 

Todos sabemos, porque lo hemos vivido en más de una ocasión, que el estrés es negativo y perjudicial cuando nos sentimos incapaces y sin las habilidades necesarias para afrontar una situación, es decir, cuando nos sentimos desbordados, sin control, sin recursos y sin tiempo para recuperarnos. Percibimos que incluso nuestros mayores esfuerzos no ayudarían a cambiar la situación, ¿verdad? Beatriz Gil Bóveda, psicóloga especialista en autoestima, liderazgo y desarrollo personal, y fundadora y CEO de Psique Cambio, explica que a nivel cerebral provoca que nuestro sistema nervioso entre en un estado constante de «lucha o huida», en el que nuestro corazón se acelera, la presión arterial aumenta y no conseguimos calmarnos ni relajarnos. «Entre otros síntomas, también puede aparecer diarrea o estreñimiento, problemas de concentración y sueño, dolores de cabeza, agotamiento, pérdida o aumento de peso o problemas sexuales», indica la experta.

Un exceso de trabajo, una mudanza, atravesar dificultades económicas, conflictos familiares y personales, un problema de salud o una separación, entre otros, pueden ser factores que nos provoquen mucho estrés.

El estrés no siempre es fácil de reconocer, pero hay algunas formas de identificar algunos signos de que podríamos estar experimentando demasiada presión. A veces, el estrés puede provenir de una fuente obvia, pero a veces, incluso las pequeñas tensiones diarias del trabajo, la escuela, la familia y los amigos pueden afectar nuestra mente y cuerpo.

Para saber si sufres de estrés no tienes que perder detalle de los siguientes signos:

- Signos psicológicos: como dificultad para concentrarse, preocupación, ansiedad y dificultad para recordar, entre otros.

- Signos emocionales: como estar irritado, malhumorado o frustrado.

- Signos físicos: como presión arterial alta, cambios de peso, resfriados o infecciones frecuentes y cambios en el ciclo menstrual y la líbido.

- Signos de comportamiento: como falta de autocuidado o de tiempo.

Estrés saludable
Por el contrario, el estrés saludable o «eustrés», por ejemplo, si tenemos que hacer una presentación importante en el trabajo, correr una carrera, tener una primera cita, hacer una entrevista de trabajo o un examen, es probable que nos sintamos estresados por un tiempo, pero una vez finalice la actividad nos sentiremos muy bien.

«Nuestros cuerpos entran en el estado de lucha o huida, se nos acelera el corazón y pueden sudarnos las manos pero, cuando termina, experimentamos una respuesta de relajación, ya que nuestro cerebro nos indica seguridad», asegura Beatriz Gil Bóveda. De hecho, si nos preparamos adecuadamente, buscamos los recursos y apoyos necesarios y lo visualizamos como un reto o desafío importante y personal, podemos convertir las experiencias estresantes en experiencias positivas y oportunidades de crecimiento», manifiesta la psicóloga. Esto produce un aumento de energía, motivación y confianza en uno mismo y nos empuja a vernos a nosotros mismos con valentía, resiliencia y capaces de afrontar nuevos retos y desafíos.

Fuente: ABC

Te puede interesar