Demostrado de nuevo. El ejercicio físico salva vidas

SALUD Por Ivana ALFARO
big-dodzy-_ASiToF-faI-unsplash-516x315

La crispación que observamos hoy en día en el terreno político, con bandos antagónicos que se desprecian entre sí, tiene su réplica en cualquier aspecto social. Con el ejercicio físico ocurre lo mismo, crecen las diferencias entre las personas que lo consideran fundamental y los que no solo no lo practican, sino que califican como superficiales a quienes sí lo hacen. Lejos de ser una cuestión individual, deberíamos tener cierta responsabilidad colectiva, entender que un porcentaje muy alto del esfuerzo sanitario se destina a enfermos cuyas patologías están directamente relacionadas con un estilo de vida sedentario, una mala dieta, el tabaquismo o el alcohol. Vale, lo de siempre, pero es que desde los primeros meses del año 2020, vivimos en medio de una pandemia en la que el dato de fallecidos diarios parece que es algo a lo que ya nos hemos acostumbrado ¿Y si te digo que estas cifras podrían haber sido mucho menos dramáticas si el nivel de actividad física de la población fuera superior? Pues es así.

Cardiólogos del Instituto Cardiovascular del Hospital Clínico San Carlos han elaborado un estudio, publicado el pasado mes de marzo, con pacientes hospitalizados por Covid-19 que revela que mantener una actividad física regular aumenta hasta ocho veces las posibilidades de supervivencia en dichos pacientes respecto a aquellos que llevan una vida sedentaria. La investigación fue publicada en la revista científica americana de enfermedades infecciosas, ‘Infectious Diseases and Therapy’. Este estudio pionero se llevó a cabo entre el 15 de febrero y el 15 de abril de 2020 en 520 pacientes, de entre 18 y 70 años de edad, hospitalizados con diagnóstico confirmado de Covid-19 en este hospital público de la Comunidad de Madrid.


Los pacientes fueron divididos en dos grupos: el de personas que llevaban una vida sedentaria (57,1%) y el de personas que realizaban ejercicio de manera regular dos días a la semana con una duración de al menos treinta minutos cada día (42,9%). Este dato es realmente estremecedor. Vamos, es que deberíamos alucinar con que el nivel medio de la población haga que en un hospital se considere que treinta minutos, dos días a la semana, es «ejercicio regular». El objetivo del estudio consistió en analizar retrospectivamente la influencia que el nivel de actividad física podría tener en la evolución de la enfermedad durante la infección por covid-19. Los resultados fueron concluyentes: el grupo que mantenía una actividad física constante, ligera o moderada, presentaba un riesgo de mortalidad del 1,8% frente al 13,8% del grupo con un estilo de vida sedentario; es decir, que las personas que hacen ejercicio regularmente tienen hasta ocho veces más probabilidades de supervivencia que las sedentarias.

El cardiólogo del hospital Clínico San Carlos Ricardo Salgado, afirmó: «Ahora hemos podido comprobar en pacientes hospitalizados con Covid-19 la trascendental influencia de la práctica de ejercicio físico en la supervivencia o mortalidad de estos pacientes». Pero esto no acabó aquí, esta investigación también detectó que las personas sedentarias tenían una mayor tasa de insuficiencia respiratoria (53,9% por 35,9%), mayor insuficiencia renal (14,5% frente a 6,3%), de síndrome de respuesta inflamatoria y mayor estancia hospitalaria. Es cierto que hay una trampa bajo estos datos, ya que quien lleva una vida activa, suele no ser fumador, come mejor, presta mayor atención a descansar adecuadamente, etc. Es un todo. Un pack.

Por supuesto, existen las personas que teniendo un estado de forma absolutamente envidiable han tenido la desgracia de fallecer víctimas del covid-19, pero las estadísticas globales no funcionan por la excepción, funcionan por las medias, por lo habitual, predicen lo que es más normal que ocurra. Y esos datos nos están demostrando que si entras por la puerta de un hospital por contagio de covid-19, tienes ocho veces más posibilidades de salir si haces, al menos, la «agotadora» tarea de dedicar media hora dos días por semana para hacer ejercicio. La pandemia de sedentarismo no la cura ninguna vacuna, la curas tú. Y que nadie dude que es la que más vidas se está cobrando en esta sociedad que hemos hecho entre todos. Si no es por ti, hazlo por los demás. Pon el ejercicio como algo prioritario en tu vida. Lo importante es empezar. Y que la fuerza te acompañe.

Te puede interesar