Adele: los tres grandes cambios que hizo para adelgazar

DIETAS Por Carola LEVI
La cantante dejó el cigarrillo y el café, empezó a hacer ejercicio físico y se volvió vegetariana.
images?q=tbn%3AANd9GcT5jERopIxGd2hXd1bOM6ZK2XWQEpUF3bNxlQ&usqp=CAU

Adele mostró su transformación en el programa de NBC Saturday Night Live y bromeó sobre su pérdida de peso. “Sé que me veo muy, muy diferente desde la última vez que me vieron. Pero en realidad, debido a todas las restricciones del COVID-19 y las prohibiciones de viaje, tuve que venir liviana y solo pude traer la mitad de mí. Y esta es la mitad que elegí”, dijo graciosa.

Después del nacimiento de su hijo Angelo en 2012, Adele comenzó a mejorar su dieta y a incorporar hábitos saludables. Estos son los principales cambios que hizo:

Dejar el cigarrillo y el café
La cantante era capaz de tomar diez tazas diarias de café. Esto, junto con el alcohol, los cigarrillos y todos los alimentos picantes y cítricos que tanto le gustaban, tuvieron que ser dejados de lado como parte de las restricciones para que perdiera kilos.

Además, en 2011 sufrió una hemorragia vocal y dijo que estaba “siempre asustada” de que le quedaran secuelas en la voz. En un intento de proteger las cuerdas vocales, Adele abandonó los alimentos que pudieran irritar su garganta y reconoció que fue muy díficil.

Las giras constantes también le exigían un mejor rendimiento físico. En 2017, admitió que su objetivo de perder peso fue con el fin de “obtener un poco de resistencia”.

La dieta de Sirtfood
La cantante comenzó un estricto plan basado en una dieta hipocalórica por la que sólo podía ingerir 1.000 calorías diarias, la mitad de lo que normalmente se recomienda a una mujer sana.

La primera semana, la más dura, la cantante basó su alimentación en el consumo de “jugos verdes”. Los nutricionistas ingleses Aidan Goggins y Glen Matten desarrollaron esta técnica que consiste en ingerir comidas que aceleren el metabolismo y quemen grasas.

Ejercicio
Ningún plan de pérdida de peso estaría completo sin una rutina de ejercicios, y Adele contrató a la entrenadora Camila Goodis para este tercer cambio.

“Está haciendo actividad física, pero creo que el 90 por ciento es dieta”, reconoció Goodis en pleno cambio y cuenta que fue la esposa de Robbie Williams, Ayda, la que le presentó a Adele, y que incluso las entrenó a ambas en la mansión del artista británico, ubicada en Los Angeles.

La rutina de siete minutos que siguió incluye un conjunto de ejercicios de alto impacto pero que dura sólo siete minutos al día, o 15 si se está más entrenado. Cada ejercicio dura 30 segundos y va seguido de unos 10 a 15 segundos de descanso.

Sobre todo esta batería de cambios, los especialistas en nutrición coinciden en este punto: “No se trata de buscar dietas de famosos. Para evitar efectos rebote, hay que generar cambios duraderos, que consisten en aprender a comer de forma equilibrada para siempre”.

Te puede interesar