Últimas publicaciones

Cómo influyen los distintos tipos de alimentos en las alergias

POR UNA VIDA MÁS SALUDABLE Gina NAVARRO
EKPGUKR5NZFXTIPYOTTSBPACWQ

Como hemos hablado en otras oportunidades, existen historias que vale la pena recordar.

Hace casi dos siglos, en 1819, un médico inglés llamado John Bostock presentó ante la Sociedad Médica y Quirúrgica un estudio pionero titulado “Caso de enfermedad periódica en los ojos y el pecho”. Este trabajo, que pasó desapercibido en su momento, describía los síntomas de un paciente, que no era otro que el propio doctor afectado anualmente por lo que hoy conocemos como alergia al polen o rinitis alérgica.

Pese a que no fue tomado en cuenta, Bostock se dedicó a investigar la causa de su enfermedad y llegó a la conclusión de que las partículas de heno fresco eran las responsables de su malestar. Este descubrimiento lo llevó a acuñar el término “fiebre del heno”, una denominación que aún perdura para referirse a esta alergia respiratoria.

 Sin embargo, no fue hasta más de medio siglo después, en 1906, que el médico austriaco Clemens Peter Freiherr von Pirquet von Cesenatico introdujo el concepto de “alergia”. Él observó que el organismo experimentaba un cambio tras el contacto con lo que él denominó “veneno orgánico”, ya sea vivo o inanimado. Con esto, se refería a los alergenos, elementos capaces de desencadenar reacciones alérgicas en personas susceptibles. Entre los más comunes se encuentran el polvo, los ácaros, el moho, la caspa de animales y, por supuesto, el polen.

Las enfermedades alérgicas son un conjunto de trastornos inflamatorios crónicos del epitelio de los pulmones, la piel y la nariz, y abarcan desde el asma y la rinitis alérgica hasta la dermatitis atópica. En las últimas décadas, estas patologías han aumentado espectacularmente en todo el mundo y la evidencia sugiere que la dieta y la nutrición desempeñan un papel clave en el desarrollo y la gravedad de las enfermedades alérgicas

Es que los componentes de la dieta pueden regular diferencialmente las vías de inflamación alérgica, influyendo así en los resultados de la alergia de manera positiva, o negativa.

Las dietas altas en calorías, con un consumo elevado de carnes y grasas animales, con baja ingesta en verduras y frutas, se han identificado como patrones alimentarios proinflamatorios. Es decir que su influencia en la alergia es negativa. Además, los alimentos ricos en azúcares simples, como golosinas, postres, tortas, helados, galletitas, gaseosas y jugos azucarados, también contribuyen a este patrón.

Por otro lado, en contraposición, una dieta mediterránea, rica en frutas, hortalizas, cereales integrales, legumbres, pescado de mar y aceite de oliva, puede tener efectos anti-alergénicos. Es decir, que son positivos. Los alimentos ricos en fitoquímicos, especialmente los flavonoides presentes en el té verde, mate, y frutas y hortalizas como el apio, la cebolla, el ajo, la banana, la manzana, los frutos rojos y las uvas, son particularmente beneficiosos.

Fuente: Infobae

Te puede interesar
Lo más visto