Las tres claves para poder sobrellevar el momento económico

NOTICIAS DE INTERÉS Por Carola LEVI
FYMBXTKXPZEFBGKVU4L6DFYAWQ

El valor del dólar y la consecuente pérdida de poder adquisitivo es uno de los temas actuales. La incertidumbre genera miedos y afecta la confianza de los consumidores: todo provoca una espiral de inseguridad.

El nivel emocional se mantiene en promedios crónicos de ansiedad, acompañados de preocupaciones, tensión nerviosa y dificultades para dormir, y en consecuencia, impacta en los comportamientos de las personas.

“Se evita vender mercadería para no perder y la contrapartida es no conseguir mercadería, hay preocupación por el aumento de costos de servicios y el impacto que podría tener, se realizan compras por si en un futuro no lo podemos hacer (algunas terminan siendo innecesarias), o en los casos de mayor vulnerabilidad, se dedica mucho tiempo pensando alternativas para poder llegar a cubrir los alimentos del día o pagar alquiler y servicios”, detalla Mariano Zinser (M.N. 51.966), psicólogo miembro del Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires Distrito XV.

El especialista señala que si bien el panorama suena desalentador, lo cierto es que hay muchas cosas que se pueden hacer desde los postulados de la Terapia Cognitiva Conductual para poder sobrellevar el momento de una manera más eficaz y disminuir el sufrimiento emocional. “Trabaja en la triple relación entre acciones, emociones y pensamientos, así que resumí una habilidad de cada una”, detalla Zinser y comparte:

Reconocer que estamos mal en un área, pero que hay muchas otras
El dinero es un reforzador universal, sirve para intercambiarlo por bienes y servicios. Pero en nuestra vida hay muchas áreas de valor, que no necesariamente dependan de ello.

Reconocemos que en el área “finanzas” estamos muy mal, pero ¿qué pasa con el resto? ¿Qué pasa con la pareja, las relaciones sociales, nuestro cuidado personal, nuestra salud, nuestra valentía para enfrentar situaciones, nuestros propósitos en la vida?

Analizar la situación actual de cada uno quizás nos hace ver que no le estamos dedicando tiempo y acciones y que nos estamos “empantanado” demasiado en el área “finanzas”. Al igual que en las inversiones, si diversificamos las mismas, el impacto no es tan grande si una inversión sale mal, o en este caso, tenemos problemas en un área de valor

Reestructuración de los pensamientos catastróficos
Es lógico que dichos pensamientos nos generan malestar. La técnica de la flecha descendente nos ayuda a explorar un poco más esos miedos, y poder conocer realmente las consecuencias que podrían tener, como para así también elaborar pensamientos alternativos.

Para realizar esta técnica, debemos tomar una preocupación y llevarla al extremo, repreguntándonos una y otra vez “¿y que podría pasar si sucede eso…?”. Una vez que exploramos un poco esos miedos, intentamos elaborar algún pensamiento alternativo, que nos ayude a flexibilizar los catastróficos.

Habilidades de conciencia plena
La incertidumbre nos genera miedo y ansiedad y en altos niveles pueden ser emociones difíciles. Muchas personas de repente se encuentran haciendo infinidad de actividades, lo cual suele generar un cuadro de agotamiento físico y mental.

Cuando se les pregunta sobre lo importante de esas actividades en sus vidas, suelen decir que en realidad solo lo hacen porque lo sacan de estar pensando (y sintiendo).

Esta estrategia de evitar conectarse con emociones difíciles, siendo obstáculo para las cosas importantes, es lo que llamamos en la clínica ”evitación experiencial”. En este sentido, las habilidades de mindfulness pueden ayudar para comenzar a aceptar lo difícil de esas emociones, a darle lugar, a dejar de escapar de ellas.

“Un ejercicio de aceptación emocional que podría practicar el lector, es detenerse en algún momento, y estando en un lugar tranquilo, conectarse con el malestar y responder las preguntas: ¿Dónde se siente el malestar?... ¿Si le pudiese dar una forma, qué forma tendría?... ¿Qué color?... ¿Qué textura?... ¿Si lo pudiese tocar, qué temperatura tendría?. Con la práctica recurrente de ejercicios como este, la idea es poder “amigarnos” más con estas emociones, en vez de querer distraernos de ellas todo el tiempo, con un alto grado de sufrimiento emocional”, cierra Zinser.

Fuente: TN

Te puede interesar