Se llama MAC y cuida tu microbiota: así es la fibra que protege tu intestino

NUTRICIÓN Por Ana COHEN
alimentos-microbiota-1-516x315

En más de una ocasión te he hablado de cómo la salud de nuestra microbiota tiene una repercusión positiva en el correcto funcionamiento de nuestro organismo, en la regulación hormonal, energética y la prevención de enfermedades gastrointestinales. De hecho también podría tener mucho que ver con nuestro estado de ánimo, teniendo influencia en nuestras emociones y el desarrollo de una vida saludable y feliz.

En comparación con el resto de nuestro tracto gastrointestinal, nuestro colon forma un sistema con un grandísimo número de microorganismos que forman a nuestra microbiota. De manera que en este espacio puede existir un crecimiento tanto de bacterias buenas como perjudiciales, dependiendo de la alimentación que le proporcionemos, decidirá qué grupos de bacterias proliferan y cuáles no. 

Pero la gran pregunta es, ¿cómo podemos nutrir correctamente a esas bacterias para conseguir un estado saludable?. Por eso hoy te cuento qué alimentos van a servir de comida para nuestras bacterias beneficiosas permitiendo que reine su presencia en nuestra microbiota intestinal.

Este alimento son los MACs (siglas en inglés de carbohidratos accesibles a la microbiota), en otras palabras, la fibra MAC son los carbohidratos no digeribles que actúan como prebióticos llegando intactos al colón.  De esta manera nutren selectivamente y permiten la proliferación de determinados grupos bacterianos. Además, secretan una serie de ácidos derivados de la fermentación microbiana que tienen un papel modulador en nuestro metabolismo y nuestro sistema inmunológico. Vamos, las reinas de la fibra. 

Lo mejor de todo es que además de nutrir a nuestras bacterias intestinales, nos van a aportar saciedad, regulación del apetito y un menor aporte calórico, ya que no va a ser digerido en nuestro tracto digestivo, llegando intacto al colon y sirviendo como nutriente para nuestras bacterias, por lo que son alimentos muy recomendables en los procesos de pérdida de peso y en la prevención de la obesidad, en los procesos inflamatorios y en la prevención de enfermedades crónicas como la diabetes.

Encontramos varios tipos de este tipo de fibra que es fermentable y soluble, por ejemplo:

Fructoligosacáridos (FOS).
Inulina.
Mucílagos.
Betaglucanos.
Pectinas.
Almidones resistentes.
¿Dónde podemos encontrar estos tipos de fibra?

Los alimentos ricos en MACs son principalmente: 

Verduras: como la achicoria, puerro, alcachofas, espárragos, ajo y  cebolla. 
Semillas como las de chía o lino.
Setas y algas.
Frutas como la manzana, los arándanos, las grosellas, mandarinas
Y además, podemos obtenerlos formando nosotros mismos los almidones resistentes. solo tenemos que cocinar cereales y tubérculos, como el arroz o la patata, y dejándolo enfriar un mínimo de 24h, servirá como prebiótico y alimento para nuestras bacterias, además de reducir sustancialmente su índice glucémico y su aporte energético.

Así que, ya ves que fácil es introducir la fibra MAC en nuestra alimentación diaria, creando un entorno saludable en nuestra microbiota intestinal y teniendo un gran aliado en la pérdida de peso que tanto cuesta a veces.

Te puede interesar