Octubre rosa: aumentan los casos de cáncer de mama, pero con nuevas terapias esperanzadoras

SALUD Por Sara BLANC
Cancer-de-mama

La Organización Mundial de la Salud (OMS) lo anunció en febrero pasado: el cáncer de mama es ahora el tumor más frecuentemente diagnosticado en el mundo. 

 Se presenta en el 12% de los casos de cáncer, es decir en 2,3 millones de mujeres al año. Las más afectadas son aquellas que viven en países desarrollados, por su mayor exposición al alcohol, al tabaco, al sobrepeso y al sedentarismo.

Pero, el cáncer de mama es el menos mortal que otros cánceres. La tasa de supervivencia de un cáncer de mama invasivo no metastásico es del 90%. Incluso para tratar cánceres de mama en estado más avanzado, la comunidad médica está empezando a cambiar de paradigma.

La Sociedad Europea de Oncología Clínica apuesta a una mezcla de medicamentos y terapias que podrían romper un dogma que existe desde hace 30 años: el uso casi sistemático de la quimioterapia, una carga muy pesada para los pacientes, porque incluye fatiga, caída del cabello y náuseas, así como daños posibles al corazón y a los nervios.

Distintos medicamentos para el cáncer de mama
Un estudio titulado Monaleesa-2, publicado a finales de septiembre, destaca buenos resultados con el uso del tratamiento ‘Kisqali’ (ribociclib) en combinación con letrozol. Dicha combinación demostró “una mejoría estadística y clínicamente significativa en la sobrevida global de las pacientes, con una mediana de 63.9 meses versus 51.8″.

En esa línea, el análisis demostró que, “después de una mediana de seguimiento de más de 6 años y medio, la diferencia en la mediana de mejora de la sobrevida fue de más de 1 año”. No obstante, el comunicado emitido por la comunidad científica, afirmó: “El Ribociclib actúa inhibiendo las quinasas dependientes de ciclinas 4 y 6, unas proteínas reguladoras del ciclo celular que promueven el crecimiento de este tipo de tumores; mientras que letrozol es un inhibidor de la aromatasa, una enzima implicada en la producción de estrógenos, que son unas hormonas sexuales femeninas que ayudan al tumor a crecer. La sumatoria de un medicamento que bloquea las proteínas responsables del crecimiento del tumor, más otro que inhibe a la enzima productora de estrógenos, constituye la estrategia terapéutica de esta combinación”.

Además, en la actualidad existen al menos 14 nuevos medicamentos en el mercado y docenas más en ensayos clínicos, incluidos bloqueadores de estrógenos o agentes que atacan proteínas específicas en la superficie de los tumores. Su uso depende por ejemplo del perfil genético del paciente.

Con esta novedad se espera algún día poder cubrir al 70% de las mujeres con esta enfermedad en estado avanzado.

Te puede interesar