Mar, sol y arena: ¿cómo cuidar tu pelo en verano?

NOTICIAS DE INTERÉS Por Julia VOSCO
La cabellera queda frágil y quebradiza por la acción del sol y la sal. También la afecta el cloro de las piletas. Pero hay trucos para protegerla.

El verano es la estación favorita de personas que la asocian con el placer del descanso, pero también es la más crítica para el pelo, que suele terminar reseco, frágil y quebradizo por la exposición a la salinidad del mar y al sol. En algunos casos, la única solución posible es pasar por la peluquería y cortar las puntas más dañadas.

También sufren las cabelleras de quienes optan por pasar el verano en lugares con pileta. El pelo queda más expuesto que lo habitual al sol y al cloro. La buena noticia es que hay cosas que se pueden hacer desde antes de que arranque la temporada para atravesar el verano con una cabellera saludable.

“Mucha gente dedica más tiempo y productos a la piel que al cuidado del pelo”, señala a Con Bienestar el especialista en Dermatología, Eduardo De Carli (M.N. 58.176). Como cualquier otra parte del cuerpo, la cabellera necesita que le prestemos la atención necesaria. En especial, si no queremos cortarla al finalizar la época veraniega.

Consejos para el cuidado del pelo
Hay que cuidar el pelo todo el año, pero cuando se acercan los meses de calor hay que tomar algunos recaudos adicionales.

Para empezar, la salud capilar requiere de una dieta equilibrada. “En estos meses, se necesita un aporte de aminoácidos, que en el caso del pelo y las uñas es la queratina. Se encuentra en los alimentos y si éstos no fueran suficientes hay suplementos bastante inocuos que si se toman en la dosis indicada no tienen ningún efecto colateral ni contraindicación”, explica el dermatólogo.

Esto se complementa con un consumo adecuado de agua, que frena los problemas capilares al mantener el cabello hidratado y fuerte.

Otro de los consejos del experto es posponer las decoloraciones, porque el sol cambia el color del pelo. “Es recomendable teñirse después del verano porque las tinturas son productos algo dañinos para el cabello. No conviene jugar mucho con eso”, considera De Carli.

Es preferible además evitar el uso de la plancha y el secador. El aire caliente quema la vaina de queratina que recubre el pelo, lo daña y lo deja más frágil.

¿Hay protectores?
El pelo, como la piel, necesita protección solar. Para eso, existen en el mercado champús y acondicionadores que bloquean el efecto de los rayos ultravioletas si se aplican antes de la exposición al sol.

Otra opción es incorporar a la rutina diaria el uso de un protector solar en forma de aerosol o crema para la zona de la cabeza. La primera opción es más fácil de aplicar y además evita que se engrase el pelo.

“Todos estos productos son eficaces pero lo que más va a ayudar a mantener el pelo saludable es darse una buena ducha de agua corriente una vez se sale del agua de forma definitiva. Enjuagarse elimina todo residuo que pueda tener de sal y cloro que acumulativamente dañan tanto el cabello como la piel”, indica De Carli.

Otra barrera protectora eficaz es la física, como lo pueden ser un gorro, un pañuelo o un sombrero. Esta acción no sólo protege el pelo, sino también el cuero cabelludo y la piel de la cabeza.

“Tanto el hombre como la mujer no toman conciencia del daño solar que sufre el cuero cabelludo y muchas veces se desarrollan tumores de piel que pasan inadvertidos porque se tapan con el pelo”, advierte el especialista.

Te puede interesar