Los beneficios de hacer sentadillas que tal vez no conocías

POR UNA VIDA MÁS SALUDABLE Por Carola LEVI
Son un ejercicio clásico de tu rutina de entrenamiento
razones-por-las-que-deberi%CC%81as-hacer-sentadillas

Son, sin duda, uno de los ejercicios básicos del entrenamiento de fuerza. Forman parte de un buen número de tablas de entrenamiento que las incluyen dentro de sus planes para trabajar el tren inferior. Te hemos hablado hasta de cuántas sentadillas conviene realizar para presumir de glúteos y piernas tonificadas. Pero es que, además, son buenas aliadas de tu salud, ya que mediante ellas se ejercitan diferentes partes del cuerpo, como los extensores de la rodilla, la cadera y el tobillo, entre otros. Así lo explican los expertos de Fisioserv, clínica de fisioterapia a domicilio, que nos cuentan al detalle siete de los principales beneficios de esta popular actividad.

Te ayudan a quemar calorías
Son un buen aliado para mantener tu peso bajo control, pues las sentadillas queman un gran número de calorías, y no solo mientras se realizan, sino que se siguen quemando durante las 24 horas siguientes, gracias a su intensidad. Debido a esto último, tienes que tener en cuenta que también estimulan el sistema cardiovascular.

Tonifican los glúteos
Sin duda, los glúteos son de los más beneficiados por la práctica de las sentadillas. Algo que agradecen muchas mujeres que quieren trabajar esta zona. Y es que si se realiza una buena cantidad de repeticiones, este ejercicio ayudará a aportar dureza a los glúteos y también a tonificarlos

Aumentan la fuerza
Como comentábamos antes, las sentadillas son un ejercicio muy completo que destaca, principalmente, por aumentar la fuerza de los músculos. Ten en cuenta que las sentadillas afectarán, especialmente, a los grupos musculares de las extremidades inferiores (muslos, piernas, rodillas, tobillos, etc.).

Incrementan la flexibilidad
Uno de los objetivos de muchas personas cuando se deciden a hacer deporte es ganar flexibilidad. Ser flexible no solo es cuestión de genética; la elasticidad de los músculos es algo que se debe trabajar para evitar lesiones y disminuir la rigidez del cuerpo. Y tal vez no lo habías pensado, pero las sentadillas también pueden echarte una mano para conseguirlo, especialmente de la espalda baja y de las rodillas.

Previenen la osteoporosis
Pueden echarle una mano a la salud ósea de las mujeres. Y es que las sentadillas, al trabajar los músculos más largos del cuerpo, incrementan la densidad ósea de la espina dorsal, caderas y piernas, lo que ayuda a prevenir la osteoporosis, una enfermedad que afecta en especial a las mujeres y que se caracteriza por una disminución de la densidad del tejido óseo.

Mejoran la postura
También pueden convertirse en una buena alternativa para mejorar y perfeccionar tu postura. La razón es que, según los expertos, al realizarlas, también se ejercitan los abdominales y los espinales, que trabajan como sostén para mantener la posición correcta de la espalda.

Ayudan a mejorar el equilibrio
Y además de echarte una mano con tu postura, al realizar sentadillas, también puedes mejorar la coordinación y el equilibrio general de una manera muy simple. Sin duda, estamos ante un ejercicio clásico, pero muy completo y con múltiples beneficios.

Te puede interesar