Koalas, cacatúas y canguros: crece la preocupación por las especies en Australia

CAMBIO CLIMÁTICO 09 de enero de 2020 Por
Los incendios en Australia, que provocaron por lo menos 23 muertos desde septiembre pasado, también generaron una creciente preocupación por el riesgo para las distintas especies características del país.
3172006w1033

Distintos expertos estiman que la cantidad de animales muertos a raíz de los incendios sería cercana a los 1000 millones, además de cientos de miles de especies de fauna nativa heridas y desplazadas.

En lo que va de este año aumentó vertiginosamente el número de animales que murieron por las llamas. La alarma fue lanzada por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés): más de 1000 millones, incluidos miles de koalas junto con otras especies icónicas como "canguros, wallabies, planeadores, pájaros potoroo y melifagi", murieron.

La organización ambiental descubrió que esta masacre está relacionada con los incendios, pero no solo eso: pesa mucho también el cambio climático que ha estado alimentando la deforestación de Australia durante años, tanto que "muchas áreas forestales tardarán en recuperarse y algunas especies podrían estar al borde de la extinción".

Los incendios en la Isla Canguro, en el sur de Australia, dejaron alrededor de 155.000 hectáreas quemadas, aproximadamente un tercio de toda el área de la isla, con focos concentrados en las áreas occidentales ricas en biodiversidad, según informó The Guardian.

Una de las especies que corre mayor peligro es la cacatúa negra, que estaba en peligro antes de los incendios forestales y se teme que que se hayan quemado extensas áreas de su hábitat para su conservación.

La población de cacatúas negras en peligro de extinción de la isla, una subespecie única, lleva dos décadas de trabajo de conservación comunitaria para llevar de una especie de 150 animales en la década de 1990 hasta 400, según los últimos registros.

"Se han perdido muchas de las áreas clave de alimentación y reproducción en la costa norte [de la Isla Canguro]", dijo Daniella Teixeira, científica que investiga las aves en la Universidad de Queensland, a The Guardian. Y aseguró que esas aves pueden tener dificultades para encontrar comida. Y agregó: " Tienen pocos lugares para anidar y han perdido su suministro de alimentos. Su supervivencia dependerá de un esfuerzo intensivo de recuperación".

Los incendios en la Isla Canguro comenzaron con rayos en el parque nacional Flinders Chase. Dos personas murieron en los incendios y su industria agrícola y turística se verá muy afectada. Para conservar la fauna del lugar la oficina de correos se convirtió en un centro de rescate de animales.

Al igual que las cacatúas, canguros y zarigüeyas pigmeas sufrieron lesiones y fueron llevados a centros de rescate. Los koalas llegaron a la isla en la década de 1920 y se estima que al menos la mitad de la población que vive en el país, clave para asegurar el futuro de la especie, habría muerto después de los incendios. La situación es aún más desesperante, ya que las heridas que sufrió la especie es extrema, los koalas quedaron sin hábitat y probablemente morirán de hambre.

Según un estudio de la Universidad de Adelaida publicado en julio, los koalas de la isla Canguro son especialmente importantes para la supervivencia de la especie ya que son el único grupo importante que no sufre de clamidia, una infección bacteriana asintomática que puede provocar ceguera, esterilidad y la muerte.

Te puede interesar