Mindfulsex, la técnica para recuperar la pasión perdida en la pareja

SEXUALIDAD Por Rosario CLAVO
mindfulness-pareja-1-ktMI--620x349@abc

La falta de sexo y de deseo en la pareja es una de las problemáticas que se plantean más a menudo en la consulta de un terapeuta sexual. Las parejas parecen no tener tiempo para conectar con el placer. Y el culpable no es otro que el estrés y el estado de alerta en el que viven las parejas (con el cortisol por las nubes) debido a las exigencias de nuestra sociedad y al estilo de vida, según revela Emma Ribas, doctora en Psicología y sexóloga clínica, quien además incide en que el problema empeora con la edad pues, a medida que crecen las responsabilidades se corre el riesgo de que la pareja entre una dinámica en la que el sexo quede relegado.

 Por eso la experta anima a las parejas a que reserven espacios, aunque sean pequeños, para tener contacto físico, para conectar entre sí y para expresar sus emociones. «A veces ese rato juntos se reduce al coito 'por cumplir' y es mejor aprovecharlo para obtener pequeños momentos de placer, dándose abrazos largos y dejando que los cuerpos se toquen piel con piel pues de esta manera estaremos contribuyendo a disminuir el cortisol, que es la hormona del estrés y a generar oxitocina, que es la del relax, al tiempo que nos permitimos sentir un vínculo y una conexión más profunda con el otro», argumenta.

Qué es el mindfulsex
Una de las técnicas con las que trabaja Ribas para ayudar a las parejas a recuperar esos momentos juntos es el 'mindfulsex' o la aplicación de la atención consciente y el mindfulness a la sexualidad. Para iniciarse en la práctica la experta propone ejercicios como atender a la respiración para coordinarse con la pareja y aprender a estar presentes solo mirándose el uno al otro. «Se trata de aprender a 'estar' dejándonos 'ser' y no centrándonos en los 'tengo que' (tengo que tocar así a mi pareja, tengo que llegar al orgasmo, tengo que poner buena cara...). Simplemente hay que respirar, mirarse, estar en el momento presente y dejar que a partir de ahí todo vaya surgiendo y no al revés», explica.

El objetivo de esta técnica es cambiar el paradigma del placer y romper con la sexualidad que nos han enseñado hasta ahora, ese 'sexo de gimnasio' o esas relaciones puramente físicas que, según asegura Ribas, están basadas, de alguna manera, en el porno mainstream. El 'mindfulsex', según revela, es más rico porque aumenta el autoconocimiento, ayuda a tener más intensidad en las sensaciones y a descubrir nuevas experiencias y muestra cómo generar una mayor intimidad con el otro. «Multiplica el placer, aumenta la autoestima, genera una conexión más profunda con uno mismo y con la pareja, previene y resuelve disfunciones sexuales, despierta el cuerpo, favorece el bienestar psicológico y emocional, propicia el aumento del deseo sexual y hace que la relación sea más profunda en la que el tiempo desaparece y la pareja fluye», explica Ribas.

¿Qué nos está pasando?
Algunas de las señales que indican que ha llegado el momento de atender más y mejor a las relaciones sexuales de la pareja son, por un lado, si se sufre un bloqueo individual o en la relación sexual («no tengo erección», «no me aguanta la erección», «no tengo orgasmos»...). Y, por otro, si existen disfunciones sexuales como falta de deseo, disfunción eréctil, eyaculación precoz, vaginismo, dispaurenia, anorgasmia, endometriosos, cistitis, vulvodinia o dolor pélvico crónico.

También contiene consultar a un profesional cuando hay diferentes frecuencias sexuales, es decir, cuando uno de los dos tiene más deseo y más ganas de tener relaciones sexuales que el otro.
La intencion del mindfulsex es también despertar los sentidos por lo que, durante la práctica serán útiles algunos elementos externos (música, velas, aromas..) que permitan conectar de una manera más profunda con un mismo y con la pareja.

¿Cómo trabajarlo en pareja?
Conectar con la mirada: es la forma más genuina de sentirse en conexión.
Activar el resto de sentidos: llevar la atención al tacto, vista, gusto, olfato y sonidos ayuda a una experiencia más rica.
Mantener la atención en el presente: si la mente se desvía y nos damos cuenta, se puede traer al presente de nuevo prestando atención a la respiración.
Dejar hablar a la voz interior: si hay un límite que no se quiere cruzar, o un deseo, hay que expresarlo con honestidad.
Soltar expectativas y disfrutar.
Reírse: sexo y humor combinan a la perfección y favorecen la relajación
También es aconsejable, para ser más consciente de lo que estás viviendo, dejar a un lado la televisión, el móvil o la tablet y únicamente centrarse en el momento a través del contacto visual con la pareja.

Fuente: ABC

Te puede interesar