El argentino Gabriel Rabinovich fue designado miembro de la Organización Europea de Biología Molecular

NOTICIAS DE INTERÉS Por Ana COHEN
7V7AYIJ4RBGWVOTGSOGK47AU2Q

El investigador Superior del CONICET y director del Laboratorio de Glicomedicina del Instituto de Biología y Medicina Experimental (IBYME, CONICET- F-IBYME), Gabriel Rabinovich, fue incorporado a la Organización Europea de Biología Molecular (EMBO, por sus siglas en inglés) por sus sobresalientes contribuciones en el campo de las ciencias de la vida.

“Me siento muy honrado y agradecido por este nombramiento, ya que la biología molecular ha sido y sigue siendo una herramienta clave en nuestros proyectos, permitiéndonos responder un gran número de interrogantes en el campo de la biomedicina. Solo leer el nombre de los colegas que forman parte de la institución me genera un gran orgullo y ojalá que este nombramiento me permita impulsar la carrera de jóvenes argentinos y de la región”, expresó Rabinovich, quien es también profesor titular de Inmunología en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (FCEN, UBA).

La membresía de esta organización, de la que forman parte más de 1900 investigadoresy en cuya nómina figuran noventa premios Nobel, busca honrar a científicos distinguidos que han realizado contribuciones sobresalientes al campo de las ciencias de la vida.

De ciencia básica a transferencia tecnológica
Rabinovich, en los años ‘90, realizó un descubrimiento que marcaría en adelante su trayectoria científica: identificó el rol de una proteína ahora conocida como Galectina-1 (Gal-1) en el sistema inmune. Tras esta primera identificación de las funciones inmunológicas de Gal-1, el investigador se ha dedicado durante casi tres décadas a participar y dirigir numerosas investigaciones que avanzaron en mostrar la importancia clave de esta proteína en la regulación del sistema inmune en cáncer, enfermedades autoinmunes y metabólicas e infecciones.

Esta etapa alcanzó su punto culmine con la publicación de un trabajo que fue portada de la revista Cancer Cell, en el que se mostraba, a partir de ensayos en cultivos celulares y en modelos animales y muestras de pacientes, que efectivamente Gal-1 ayuda a los tumores a escapar a la respuesta inmune de células T.

En 2007, Rabinovich desembarcaría con sus becarios en el IBYME, donde instalaría su propio laboratorio y continuaría sus investigaciones en torno al papel de Gal-1 en tumores, autoinmunidad, interfase materno fetal e inflamación crónica.

En el IBYME, Rabinovich comenzaría una etapa de mucha actividad, tanto a nivel de publicación de resultados como de formación de recursos humanos y de colaboraciones con institutos de todo el país y del mundo.

Algunas de las revistas más destacadas en las que publicó son: Cell, Nature, Nature Immunology, Nature Medicine, Immunity, Cancer Cell, The Journal of Experimental Medicine, PNAS y Sciences Advances. Varios trabajos importantes demostraron el impacto de circuitos activados por Gal-1 y glicanos en componentes claves de la respuesta inmunológica como linfocitos T patogénicos (Th1 y Th17), células dendríticas, células T regulatorias y mieloides.

En este sentido, un trabajo de su equipo fue escogido como tapa de Cell, una de las revistas científicas de mayor prestigio, donde mostraba que Gal-1, además de asistir al escape tumoral, modula la formación de nuevos vasos sanguíneos que favorecen la proliferación de células tumorales y la formación de metástasis.

“Todavía nos queda un trecho por recorrer hasta llegar a su aplicación en pacientes. Siento que estamos cada día más cerca y ese es el sueño mayor a cumplir”, expresaría Rabinovich.

Sobre la incorporación a EMBO
Este año la EMBO incorporó 67 nuevos miembros provenientes de 22 países diferentes. El principal objetivo de la organización es apoyar a investigadores en todas las etapas de sus carreras, estimular el intercambio de información científica y ayudar a construir un entorno de investigación donde los científicos puedan lograr su mejor trabajo.

Rabinovich se convierte así en el quinto argentino en incorporarse a la EMBO, de la que ya formaban parte otros cuatro miembros del CONICET: Alfredo Cáceres (INIMEC, CONICET-UNC-IMMF); Alberto Kornblihtt (IFIBYNE, CONICET-UBA), Fernando Pitossi (IIBBA, CONICET-Fundación Instituto Leloir) y Fernanda Ceriani (IIBBA, CONICET-Fundación Instituto Leloir).

Premios y reconocimientos
A lo largo de su carrera profesional fue distinguido con numerosos premios. Entre los más importantes figuran: Investigador de la Nación Argentina (2017); Premio Houssay Trayectoria en Bioquímica y Biología Molecular (2017); Premio Konex Platino a la Ciencia y la Tecnología en Ciencias Biomédicas (2013); Premio de la Academia de Ciencias para el Mundo en Desarrollo (TWAS) en Ciencias Médicas (2010); Premio Bunge & Born Trayectoria en Ciencias Médicas (2014) y el Premio Bunge & Born Estímulo en Bioquímica (2005). Es además Miembro de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos desde 2016, de la Academia Nacional de Ciencias Argentina (2011) y de la Academia de Ciencias Exactas y Naturales (2021).

Fuente: TN

Te puede interesar