¿Se puede marcar ‘tableta’ en un mes?

NOTICIAS DE INTERÉS Por Alfonso M. Arce
AdobeStock_67343280-516x315

Escribir sobre esto es aberrante, pero llevo varios días encontrándome con diferentes anuncios y/o contenidos que explican algún método milagroso para que puedas tunear tu cuerpo en un último sprint antes de tener que exponer tus vergüenzas en la playa, piscina o paseando por el pasillo de casa cuando el calor no te deje dormir. Hablo de todo tipo de productos, de la dieta a la pastilla pasando por rutinas fullbody que puedes hacer a los pies de tu cama. Si hay tanta oferta quiere decir que hay público que consume estos mensajes, y que es muy crédulo; poner anuncios vale una pasta y son muchos los anunciantes que lo hacen, por lo que hay que deducir que es rentable ¡Qué engaño tan miserable!

¿Cuánto se tarda en conseguir unos abdominales marcados?

La cantidad de variables que hace falta conocer para responder con un mínimo rigor es enorme, así que lo más fiel a la realidad sería el clásico ‘depende’. Lo que me gustaría dejar claro es que no es cosa de un apretón de un mes, por mucho que te lo prometan ¿Existen productos con una capacidad demostrada para quemar grasa y producir una transformación digna de una actriz o actor de Hollywood? Sí, los hay, pero te recomiendo que leas detenidamente esta entrevista en la que explicábamos sin tapujos lo que nadie admitirá en su Instagram.

Si haces ejercicio con un fin puramente estético puede que lo acabes convirtiendo en algo poco sano, tanto física como mentalmente. Los cambios físicos son una consecuencia del entrenamiento, pero si hablamos concretamente de la definición en la zona abdominal, entonces hay que recordar que tu tableta se construye en tu cocina, y no en tu gimnasio. Solo una nutrición muy controlada y durante mucho tiempo puede garantizarte el famoso ‘six pack’. Seguro que hay alguien que te cuenta que su primo Lolo tiene un cuerpo de foto desayunando cada día seis churros mojados en un carajillo. No digo que sea mentira, también es verdad que hay un tipo que con 36 años ha ganado su decimocuarto Roland Garros, pero no es lo normal ni te va a pasar a ti. El proceso sano y real se parece más a esta secuencia: primero intentas perder grasa corporal y marcas ese objetivo durante un periodo de tiempo concreto, después te concentras en aumentar masa muscular para pasar de nuevo a otro periodo de definición. Estas idas y venidas de las fases de definición y fases de volumen es lo que acaba con un cuerpo de calendario. Supongo que ya lo habrás intuido, se trata de un proceso que lleva tiempo y constancia. Si no adelgazas nunca marcarás nada, si solo adelgazas y no hay músculo debajo, jamás tendrás un aspecto estético como el de esos cuerpos anhelados, te habrá alcanzado la maldición de la delgadez fofa.

Entonces ¿es imposible marcar abdomen en un mes?

Depende mucho de cómo estés ahora mismo, pero si eres una persona que se cuida habitualmente a estas alturas ya sabrás si es realista o no. No es fácil marcar la musculatura abdominal y es todavía más difícil mantenerse. Ten en cuenta que la mayoría de los cuerpos que ves en redes sociales están así para la foto y no aguantan ese aspecto durante todo el año. Ni los atletas de élite pasan 365 días a su cien por cien físico, ni perfectamente definidos. Uno de los trucos básicos para hacer que los abdominales se marquen para una sesión de fotos es la deshidratación severa, no es un secreto, los culturistas llegan a la competición completamente secos, algo que no es muy sano como es fácilmente comprensible. Un cuerpo con un porcentaje graso en torno a un 12-15% en hombres y un 15-20% en mujeres, es un cuerpo delgado sano y atlético si se entrena adecuadamente… pero puede no estar completamente ‘rajado’ ni parecer uno de esos cuerpos que se ven en algunas fotos de Internet.

Entendido, no es cosa de un mes pero ¿cómo puedo conseguirlo?

Vas a necesitar mucha disciplina, si fuera fácil todo el mundo luciría tableta, incluso los y las que la desprecian. Al margen de cuidar meticulosamente tu alimentación, algo que es muy recomendable pero no por la puñetera tableta sino por tu salud, tendrás que encontrar una combinación de ejercicio que aúne fuerza, intensidad y gasto calórico; aquí entrenamientos tipo HIIT o el CrossFit son buenos ejemplos de lo que más te va a ayudar. Asesórate bien tanto en la parte nutricional como en la física, no sabes cuánto tiempo vas a ahorrarte si acudes a profesionales y no te dejas guiar por el último video de las Kardashian en TikTok.

Es que es tan simple y complicado como lo que te acabo de contar. Tendrás que calcular de la manera más precisa posible el número de calorías que necesitas al día para planificar un menú que te lleve a un superávit o un déficit calórico, pero no solo esto, además debería tener un mínimo equilibrio de macros. Si te quedas demasiado por debajo no tendrás energía para entrenar y durarás poco en tu empeño, si te pasas por arriba igual coges volumen muscular pero no defines. El entrenamiento debe ser exigente y tener como base los principales ejercicios compuestos, los cuales trabajan muchísimo toda tu faja abdominal si están ejecutados correctamente y aprendes a llevar una activación muscular adecuada… va pareciendo algo más difícil ¿verdad? No es necesario estar haciendo abdominales todos los días, es más, el trabajo localizado de abdomen debería ser algo puntual y accesorio. Como cualquier otro grupo muscular, tu tableta necesita descansar para regenerarse y ponerse más y más fuerte.

¿Por qué no se debería de hablar de cuánto tiempo se tarda en conseguir una buena ‘tableta’?

Porque no es importante el tiempo, y tampoco el que llegues a conseguir un abdomen de foto. Esto no debe ser un objetivo sobre el que pivote tu entrenamiento y tu vida o lo vas a pasar mal, aunque estés muy bien físicamente tanto desde un punto de vista estético como de rendimiento. Si este fuera el caso, más a menudo de lo que crees te levantarás de la cama y no verás tu oblicuo, algo que supongo te generará gran ansiedad, harás lo que sea necesario para recuperar tu definición, pero solo para volver a perderla por cosas tan simples como haber retenido un poco más de líquido, o porque en el cumpleaños de tu madre no tuviste valor suficiente para decir que no ibas a probar su bizcocho. Tú eliges el camino: salud o estética. Al principio van de la mano por completo, hasta un punto en el que sus caminos se separan. Piénsalo bien y que la fuerza te acompañe.

Fuente: ABC

Te puede interesar