Síndrome de Brugada: el trastorno coronario poco común que puede provocar muerte súbita en jóvenes

SALUD Por Carola Levi
TW3EXNV2QNE5BJRD5ZF75TFCPE

El síndrome de Brugada es una enfermedad coronaria congénita poco frecuente que predispone a las personas a sufrir una muerte súbita sin síntomas previos.

Pablo Lamelas (M.N. 129.220), cardiólogo intervencionista del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires y profesor de Epidemiología Clínica, Universidad de McMaster Canadá, explicó que es una enfermedad rara, que sucede en 1 de cada 100.000 habitantes en Europa y en 1 de cada 1.000 habitantes en Asia.

“Suele ser una causa rara de muerte súbita en jóvenes sanos, sin antecedentes de enfermedad coronaria. Las causas más frecuentes de muerte súbita tienen que ver en general con otros trastornos cardiovasculares como la enfermedad coronaria u otros problemas del aparato cardiovascular”, sostuvo.

En cambio, lo que caracteriza al síndrome de Brugada es que es una causa de muerte súbita inesperada en gente joven aparentemente sana. “Este síndrome suele diagnosticarse mediante la realización de un electrocardiograma. Los pacientes que sufren las formas más graves del síndrome de Brugada o con más posibilidades de tener una muerte súbita tienen un patrón electrocardiográfico muy claro y casi inconfundible. Esto enfatiza la importancia de realizarse este estudio entre los 10 y 20 años para descartar este tipo de anormalidades muy raras”, advirtió el especialista.

Detección temprana: la importancia de los controles
Otra de las razones para hacerse los controles cardiológicos es que la gran mayoría de los pacientes no padece síntomas. “De hecho, el primer síntoma suele ser directamente la muerte súbita. Una minoría puede sufrir arritmias transitorias o desmayos, pero son los menos”, indicó.

En ese sentido, Lamentas añadió: “Lamentablemente, el síndrome de Brugada no tiene tratamiento curativo. Los pacientes que sufren esta enfermedad deben hacer cambios conductuales, estar atentos a qué medicamentos pueden tomar y cuáles no, y eventualmente tener que aplicarse un aparato desfibrilador -que es como un marcapasos- que genera un shock eléctrico en caso de que se detecte una arritmia potencialmente letal y que salva al paciente de una muerte súbita”.

“Si bien el síndrome de Brugada es una enfermedad poco frecuente, sigue siendo una causa importante de muerte súbita en pacientes jóvenes aparentemente sanos, es decir, sin antecedentes de enfermedades coronarias. Esta enfermedad puede evitarse mediante la realización de un electrocardiograma en edad temprana de la vida. Por todo esto es que son sumamente importantes los estudios cardiológicos regulares para evitar consecuencias graves en la expectativa de vida de los pacientes”, señaló.

Deporte y enfermedades coronarias
“En los deportistas menores de 35 años, entre el 80 y el 90% de los casos los problemas cardíacos que se presentan son cardiopatías congénitas hereditarias”, indicó el deportólogo y cardiólogo de la UBA, Norberto Debbag (M.N. 51.320). Las más frecuentes y que impiden a la persona dedicarse a nivel profesional son la miocardiopatía hipertrófica, la displasia arritmogénica y el síndrome de Brugada.

“La primera causa de muerte súbita en el deporte es la miocardiopatía hipertrófica, que es un desarrollo demasiado aumentado de la masa cardíaca que produce arritmias graves”, alertó Debbag. Se da un caso cada 500 personas y cuando se detecta, existe medicación para tratarla, aunque impide la realización de actividad física intensa.

Las personas con esta enfermedad pueden ejercitarse de forma leve y moderada y llevar una vida normal, pero no dedicarse profesionalmente al deporte.

En tanto, la displasia arritmogénica del ventrículo derecho es el aumento del tejido adiposo, es decir la grasa, que se introduce en el tejido muscular del corazón y esto produce arritmias fatales.

“La arritmia es cuando el corazón no late en forma regular. En otras palabras: no es rítmico el ritmo cardíaco del corazón”, precisó el deportólogo y cardiólogo.

Fuente: TN

Te puede interesar