Esta es tu mejor dieta si no quieres tener dolor de cabeza

Si tienes dolor de cabeza a menudo, quizá tengas que revisar tu dieta y consultar con un especialista. Ya que, como afirma Mónica Herrero, especialista en Nutrición y Dietética en el Centro Médico Multiconsulta y el Centro Médico Cruz Roja, de Zaragoza, y miembro de Top Doctors, "hay estudios que relacionan un aumento de las jaquecas con una cierto tipo de alimentos".
almendras-propiedades-antioxidantes-y-herramienta-contra-el-colesterol

También este trastorno lo puede ocasionar el glutamato monosodico, que es un adictivo alimentario, así como los nitritos que son un conservante de alimento o  la presencia alta de histaminas que pasa en del déficit de DiAmino Oxidasa (DAO), una intolerancia alimentaria.

Los desequilibrios en el nivel de azúcar en sangre también puede provocarlos, ocurren cuando hay una disminución brusca de glucosa en sangre, que puede ser consecuencia de una alimentación con altos niveles de azúcar, que luego provoca bajadas bruscas con sus consiguientes efectos, como puede ser el dolor de cabeza.

"Aunque el agua no es un alimento, igualmente. debemos tenerla en cuenta, una mala hidratación, puede provocar dolores de cabeza así como otras sintomatologías", señala la experta en nutrición. 

La carencia de vitaminas y minerales, como déficit de potasio, vitamina c, deficiencia en los tipos de vitamina B, B12, B5, B9, déficit de hierro también se deben valorar para algún tipo de jaqueca.

Por tanto, "queda claor que el estilo de alimentación influye en este trastorno", asegura Mónica Herrero quien añade que una  alimentación deficiente en calorías y nutrientes puede provocar dolores de cabeza, así como el excesivo consumo de azúcares, alcohol, excitantes como el  café y las bebidas energéticas". 

¿Hay alimentos que pueden desencadenarlo? 
Como decíamos, el denominado déficit de DAO, una carencia de la enzima diamino oxidasa, encargada de eliminar la histamina presente en los alimentos puede desencadenarlo.  

"Esta enzima se encuentra principalmente en la mucosa intestinal, actuando durante la digestión de los alimentos", explica la nutricionista. Si no la tenemos o tenemos poca, se tiene el riesgo de sufrir una histaminosis alimentaria o intolerancia alimentaria a las histaminas, produciendo un acúmulo de histamina en la sangre y en los tejidos, siendo la migraña uno de los síntomas más relevantes, pero no el único.

La histamina se encuentra de forma presente en muchos alimentos, tanto procesados como frescos de diferentes formas.

Los alimentos con más contenido en histaminas son:

Embutidos, todos los ahumados, mortadela, salami, chorizos, alcohol (cava, vino, cerveza), café, té, quesos (excepto el fresco de cabra u oveja), pescado azul en conserva (atún, caballa, anchoas), productos vegetales fermentados (chucrut), soja y derivados, vinagre (sobre todo balsámico), kétchup y tomate, patatas, espinacas, acelgas, pimiento, berenjena, mariscos, chocolate….

"Lo mejor es llevar una dieta equilibrada y variada, compuesta por alimentos de la zona, frescos, estableciendo como base de nuestra alimentación diaria verduras, hortalizas y fruta, acompañadas con pescado, carne, huevo, legumbres, cereales mejor  integrales y acompañado siempre de agua y ejercicio físico moderado, porque también un ejercicio físico intenso, puede estimular los dolor de cabeza", advierte la especialista. 

¿Hay alimentos que pueden ayudarnos a controlar el dolor? 
Alimentos que nos hidratan como son las frutas, sandía, piña, melón, o las verduras que también contienen una parte importate de agua, así como vitaminas y minerales.

Los alimentos que contienen vitaminas del grupo B, como son el pescado azul, huevos, legumbres, cereales integrales, espinacas, frutos secos, huevo contienen esos nutrientes que pueden ayudarnos a aliviar el dolor o a prevenirlo. 

¿Qué papel juega el magnesio?
La falta de este mineral aumenta la tensión arterial y los dolores de cabeza y mandibulares.

En general, tomamos magnesio a diario sin saberlo. Son muchos los alimentos sobretodo de origen vegetal que lo contienen y si mantienes una dieta sana y equilibrada seguro que no falta. En cualquier caso, asegúrate de que tu dieta contiene estos alimentos:

Cacao o chocolate negro.
Verduras de hojas verdes, como las espinacas, las acelgas o la lechuga
Otras verduras como el brócoli, las alcachofas, los espárragos o las coles
Frutas plátanos, los aguacates, higos
Legumbres como las lentejas, judías pintas
Cereales integrales
Algunos frutos secos como las avellanas o las almendras

¿Cómo nos ayuda el potasio?
"La OMS ha alertado en varias ocasiones que en general hay un consumo bajo de potasio en la población y en contra se toma un exceso sodio, por ello este desequilibrio, incrementa el riesgo de padecer hipertensión", indica Mónica Herrero de Top Doctors.

Sabemos que una tensión arterial alta puede provocar dolores de cabeza y problemas cardiovasculares, cosa que se puede revertir con una correcta alimentación.

Alimentos con contenido de potasio importante son el pescado azul y blanco, aguacate, espinacas, acelgas, espinacas, patata, repollo, chirimoyas, legumbres y frutos secos.

¿Cuántas veces debemos comer para evitar el dolor de cabeza?
Si pasa demasiado tiempo entre una comida y otra o si comes a intervalos irregulares, se produce un descenso en los niveles de azúcar en sangre. Esto libera una serie de procesos químicos cerebrales que puede producir dolor de cabeza.

"Deberíamos comer algo entre horas como tentempiés, pequeños y saludables entre las comidas principales, desayuno, comida y cena", recomienda la nutricionista que señala que lo ideal es no comer antes de las dos horas ni después de cuatro entre toma y toma.

Otros hábitos que pueden quitar el dolor de cabeza
La dieta influye en el desencadenamiento o no de un dolor de cabeza o de migraña, pero no es la única causa. Mantener unos hábitos saludables puede evitar tener repetidos dolores de cabeza así como otras dolencias. Por eso, es recomendable seguir estos consejos:  

- Dormir y descansar las horas suficientes

- Hacer 5 comidas al día, con horarios regulares.

- Repartir el agua durante todo el día,

- Comer alimentos saludables desterrando aquellos con muchas calorías, azucares y grasas.

- Priorizar los productos frescos, de proximidad, con técnicas culinarias sencillas, con aceite de oliva para su cocinado.

- Controlar las situaciones de estrés

- Realizar ejercicio moderado regularmente.

Te puede interesar