Lo que debes tener en cuenta del ejercicio, si tu objetivo es perder peso

NOTICIAS DE INTERÉS Por Ana COHEN
Consejos para adelgazar de forma sana haciendo deporte y sin morir en el intento
img_msanoja_20160802-131615_imagenes_lv_getty_istock_45939912_small-kydG-U4036216291418JD-992x558@La

Uno de los principales motivos por los que las personas deciden apuntarse al gimnasio es la pérdida de peso. Bien por temas relacionados con la salud, factor que cada día se tiene más en cuenta, o por el simple hecho de querer mejorar nuestro aspecto físico, lo cierto es que el deporte y el ejercicio físico tienen un importante peso en las sociedades modernas.

Si en los últimos meses (o años) has ganado peso y volumen y entre tus objetivos se encuentra vencer de una vez por todas tu batalla con la báscula, lo primero que debes tener en cuenta es no obsesionarte con los kilos y los gramos. En este sentido, y aunque en un principio puedas bajar de peso, puede que finalmente acabes pesando más, aunque de forma más sana, pues el músculo, aunque de menor volumen, tiene una densidad más alta que la grasa.

La dieta es fundamental
Antes de empezar a practicar ejercicio es importante que combines tu rutina de ejercicio con una buena alimentación controlada. Para perder peso la quema de calorías sea mayor que las que ingieres, ya que entonces tu organismo comenzará a tirar de la reserva de grasas de tu cuerpo y conseguirás mejores resultados en menor tiempo. Controla la ingesta de calorías y de proteínas para adelgazar correctamente y no perder masa muscular.

Si practicas deporte de manera habitual y has ganado peso, probablemente, el problema no se encuentre en tus rutinas de ejercicio, sino en la forma en la que te estás alimentando. Aún así, en numerosas ocasiones podemos encontrar casos concretos de mujeres -(aunque también algunos hombres), que cuentan con parámetros o niveles de grasa corporal saludables e incluso bajos y que, a pesar de su esfuerzo en el gimnasio y de llevar una alimentación adecuada,  tienen problemas de volumen que achacan a un exceso de grasa. En estos casos es conveniente plantearnos si existe algún condicionante hormonal que pueda estar afectándonos y haciendo que estemos teniendo, por ejemplo, problemas de retención de líquidos.

Los entrenamientos de fuerza pueden ayudarte a tonificar el cuerpo mientras reduces volumen. Combinados con entrenamientos HIIT, por intervalos o de alta intensidad, el resultado será mucho más efectivo y rápido. Clases de spinning o de boxeo también pueden ser muy beneficiosas para la pérdida de peso. En cuanto al tiempo de cada entreno y del número de sesiones a la semana que acudamos a entrenar, todo dependerá del plan de entrenamiento que lleves. No es lo mismo entrenar todos los días realizando una rutina de baja intensidad, que hacerlo 3 veces por semana con entrenamientos mucho más activos e intensos. 'Escucha' a tu cuerpo y no lo fuerces demasiado, pues el exceso de trabajo y ejercicio podría provocarte lesiones.

Te puede interesar