Últimas publicaciones

Giardia, el parásito que explica las molestias digestivas que confundes con intolerancias

ALIMENTACIÓN Y SALUD Carola LEVI
giardiasis-5-RHNqXWzz96JRFcaVOYMEwBK-1200x840@abc

Probablemente no hayas escuchado hablar mucho de la Giardia y no sepas lo que es, pero se trata de un género de parásitos que está muy presente en la actualidad ya que su prevalencia es bastante alta entre la población. No obstante, puede pasar desapercibida puesto que produce síntomas digestivos inespecíficos que se pueden confundir con otras afecciones.

'Giardia intestinalis' es una especie de parásito dentro del género Giardia, que es el parásito intestinal patógeno humano más común. Presenta una distribución geográfica mundial, aunque suele aparecer mayoritariamente en climas cálidos, y suele afectar más a niños, aunque hay mucha prevalencia entre la población adulta.

La giardiasis es la denominación del cuadro patológico que produce este parásito y, además, es una de las causas de la conocida diarrea del viajero. La diarrea del viajero es el síndrome que ocurre cuando se visitan países exóticos donde el agua puede no tener las medidas higiénicas pertinentes o no se lleva una manipulación segura de los alimentos. Puede ocurrir al viajar a países de Latinoamérica, África, Medio Oriente y Asia, y está causada por diferentes microorganismos, entre los que encontramos al parásito Giardia intestinalis.

Infección y diagnóstico
Si te estás preguntando cómo te puedes infectar de Giardia es muy sencillo, por desgracia. La Giardia presenta formas de resistencia. Los quistes son los responsables de la transmisión de la giardiasis, el cuadro patológico que produce y pueden sobrevivir meses en el agua.

La infección ocurre a través de la ingestión de quistes, que se pueden encontrar en el agua, en alimentos contaminados por aguas infectadas o a través de la vía fecal-oral.

Una vez el parásito entra en el cuerpo se alojan en el intestino delgado, donde pueden estar libres o adheridos a la mucosa a través de los discos adhesivos que presentan, cuando los parásitos libres avanzan hacia el colon y es el momento en el que se forman los quistes que se expulsan por las heces. Como los quistes son infecciosos y se eliminan con las heces, es posible la transmisión entre personas, por una mala higiene.

Los animales pueden infectarse también con Giardia, pero no se conoce su influencia en la infección humana con claridad. Se sabe que los perros y gatos pueden infectarse con la Giardia de los humanos, pero no al contrario. Su diagnóstico se lleva a cabo a través de la búsqueda de quistes y de la forma de vida adulta del parásito en las heces.

Síntomas y patología
La giardiasis puede presentarse de dos maneras:

- Asintomática: ocurre en el 60-80% de los casos de personas infectadas. En adultos puede no tener clínica, pero se sigue estando infectado, por tanto, se es portador y puedes transmitir el parásito.

- Sintomática: suele ser sintomática en niños o en algunos adultos, y presenta un espectro clínico muy amplio, es decir, puede ser desde una leve molestia hasta cuadros de diarrea grave y síndrome de malabsorción.

Al ser un parásito que vive en la mucosa intestinal provoca un síndrome de malabsorción, ya que se coloca sobre las microvellosidades intestinales, lugar donde se lleva a cabo la absorción de la mayoría de nutrientes importantes, impidiendo la absorción de:

- Grasas y vitaminas liposolubles, ya que su absorción tiene lugar en el duodeno.

- Carbohidratos, produciendo intolerancias a lactosa, sacarosa, fructosa, etc. de tipo secundario.

Por tanto, la giardiasis produce una destrucción de las microvellosidades constante sin dejar tiempo a la regeneración, atrofia de las vellosidades y además, una infiltración de linfocitos B que atacan a la propia mucosa, por tanto, hay un aumento de linfocitos.

La giardiasis aguda tiene un periodo de incubación de 1 a 3 semanas y pueden aparecer diferentes cuadros:

1. Cuadro leve: tiene una duración de máximo 6 semanas y aparece dolor epigástrico, malestar, náuseas, vómitos, ausencia de hambre, alteraciones del ritmo intestinal, flatulencias, ruidos intestinales.

2. Cuadro moderado: aparece mayor intensidad de las náuseas y flatulencias, distensión abdominal, heces líquidas y explosivas que además flotan (ya que no se absorbe la grasa) y tienen un color amarillento.

3. Cuadro grave: náuseas, flatulencias, malestar general, diarreas muy frecuentes (5-10 veces al día), amarillentas, brillantes y con olor.

4. Cuadro crónico: aparece cuando no se ha administrado una dosis correcta de antiparasitarios, hay una reinfección o no se trata de ninguna manera. Ocurre en el 30-50% de los casos. En este caso aparece:

- Diarrea crónica con periodos en los que hay tránsito intestinal normal y consistencia de las heces normales. En este sentido es parecido a la celiaquía.

- Síndrome de malabsorción general, que ya no es únicamente con hidratos de carbono y lípidos, sino que también hay inconvenientes a la hora de absorber vitamina B12, ácido fólico y otros nutrientes importantes para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

- Malabsorción/intolerancia a la lactosa y a la fructosa transitoria o reversible, síntoma que complica la clínica digestiva y la dieta, ya que puede confundir con otras patologías o pensar que es una intolerancia primaria en lugar de secundaria por la acción y el lugar de adhesión del parásito.

Este cuadro crónico se suele confundir muchas veces con otras patologías digestivas, ya que sus síntomas son inespecíficos y se puede tratar la intolerancia a la lactosa y fructosa pensando que es el problema principal, cuando en realidad la causa seguirá estando ahí si no se realiza un correcto diagnóstico.

En niños, lo que suele ocurrir es que la giardiasis sea más aguda, y que produzca adelgazamiento y deficiencias en el crecimiento, y en países subdesarrollados una bajada de hierro y folatos que lleva a un estado de anemia y deficiencias proteicas.

Complicaciones
Si una giardiasis crónica no se trata puede producir complicaciones fuera del sistema digestivo que se resuelven una vez se elimina el parásito, entre las que se destaca:

Infecciones de la vesícula biliar, ya que el parásito recorre los conductos biliares y puede causar una infección.

Reacciones alérgicas tales como urticaria en cualquier parte del cuerpo, artritis en las rodillas o asma bronquial.

Alteraciones oculares como retinitis, que aparecen en niños sobre todo.

¿Qué podemos hacer para evitar tener este parásito?
Una vez ya sabemos qué es la Giardia y cuáles son las repercusiones que puede generar en nuestro organismo, si te estás preguntando qué hacer para evitar pasar por todo esto, las medidas de prevención se centran en:

- Mantener una correcta higiene personal para evitar la reinfección propia o la infección persona-persona, sobre todo después de ir al baño o antes y después de manipular alimentos.

- Llevar a cabo una correcta higiene de los alimentos y de los manipuladores. Como la infección se produce a través de las aguas y de alimentos regados con aguas contaminadas, las frutas y verduras son las principales fuentes de infección, así que deberíamos limpiarlas de manera exhaustiva antes de su consumo.

- Higiene de las aguas. Aunque en nuestro país solemos tener acceso a aguas correctamente desinfectadas, hay países en los que esto no ocurre y si viajamos a algún sitio de los anteriormente mencionados es un aspecto muy importante a tener en cuenta, ya que es recomendable tomar siempre agua embotellada.

- Control e higiene de los animales de compañía, aunque no se conoce bien la transmisión de animales a humanos (pero si la vía contraria) es recomendable tener un control sobre los animales y realizar exámenes veterinarios periódicos.

Además, a parte de estas medidas, es interesante saber que hay ciertos nutrientes que actúan como inmunonutrientes, es decir, son cofactores que le brindan una ayuda extra a nuestro sistema inmune, entre los que destacan: la glutamina, la cual además fortalece la pared intestinal, ayudando a su reparación y regeneración, arginina, vitamina A y L-isoleucina.

Fuente: abc

 

 

Te puede interesar
Lo más visto