Por qué tenemos acidez y cómo eliminar el malestar

ALIMENTACIÓN Y SALUD Ana COHEN
SGVPCP6FEZFLZGRE4XR6UWVAI4

La acidez estomacal es una sensación incómoda que afecta a muchas personas en todo el mundo. Este malestar se manifiesta comúnmente como una sensación de ardor en el pecho, acompañada a veces de regurgitación ácida. Aunque la acidez estomacal puede ser un síntoma ocasional y leve, para algunos, se convierte en un problema crónico que afecta su calidad de vida.

La acidez estomacal, o pirosis, se origina en el reflujo ácido, un fenómeno en el cual los contenidos gástricos regresan al esófago. El esfínter esofágico inferior, una válvula que normalmente impide el reflujo, puede debilitarse o relajarse inapropiadamente, permitiendo que los ácidos estomacales irriten el revestimiento del esófago. Este proceso puede desencadenarse por factores como la obesidad, el embarazo, la hernia hiatal o el consumo excesivo de alimentos grasos o picantes.

La dieta y los hábitos alimentarios desempeñan un papel crucial en la aparición de la acidez estomacal. Alimentos como el chocolate, los cítricos, el tomate y las bebidas carbonatadas son conocidos por desencadenar el reflujo ácido. Además, comer grandes comidas antes de acostarse puede aumentar el riesgo de acidez estomacal, ya que la posición horizontal facilita que los ácidos fluyan hacia el esófago.

El estrés y el estilo de vida también contribuyen a la acidez estomacal. El estrés puede afectar negativamente la función del sistema digestivo, exacerbando los síntomas de la pirosis. Adoptar prácticas de gestión del estrés y mantener un peso saludable son pasos importantes para reducir la incidencia de la acidez estomacal.

Resumen:

La acidez estomacal, o pirosis, se produce debido al reflujo ácido, donde los contenidos gástricos regresan al esófago.
Factores como la obesidad, el embarazo, la hernia hiatal y la dieta desempeñan un papel en el desarrollo de la acidez estomacal.
Alimentos como el chocolate, los cítricos y las bebidas carbonatadas, así como comer grandes comidas antes de acostarse, pueden desencadenar el reflujo ácido.
El estrés y el estilo de vida también contribuyen, por lo que adoptar prácticas de gestión del estrés y mantener un peso saludable son clave para reducir la acidez estomacal.

Fuente: TN

Te puede interesar
Lo más visto