El efecto inesperado que puede tener una noche sin dormir en pacientes con trastornos depresivos

NOTICIAS DE INTERÉS Gina NAVARRO
F5UM3ZHJOZHR3CFIW67HIE5STM

A todos no pasó alguna vez que se nos pasa el tiempo durante una noche con amigos y nos sorprendió la mañana sin haber dormido. También puede pasarnos viajando en avión o con un cambio de huso horario que nos pasemos el vuelo en vela o que nos tiremos en la cama, pero estemos toda la noche sin pegar ojo. Esto también puede darse por un desamor o un examen para el cual no nos sentimos seguros.

Cualquiera sea el motivo, cuando pasamos una noche sin dormir, podemos experimentar una serie de efectos tanto físicos como mentales y, por lo general, negativos: desde sentirnos cansados y fatigados al día siguiente como tener la mente dispersa y reacciones más lentas hasta sentir una pesada dificultad para concentrarnos e incluso percibir cambios en el apetito.

Pero ahora, un estudio dirigido por la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania (Filadelfia) investigó un fenómeno aparentemente contradictorio de la privación del sueño que conduce a una mejora del estado de ánimo en pacientes con trastornos depresivos.

No se trata de algo nuevo
Este tema se viene estudiando desde hace décadas y, tal como se indica en Scientific American, ya el profesor de psiquiatría Johann Christian August Heinroth, sugirió que la privación del sueño podría aliviar la melancolía o depresión, pero tuvieron que pasar años hasta que, en 1959 comenzaron a surgir nuevas investigaciones que sugerían que una noche de insomnio podría mejorar el estado de ánimo en la depresión.

Posteriores ensayos experimentales en la década de los 70 confirmaron este curioso beneficio. Más recientemente, un metaanálisis publicado en 2017 sobre los efectos antidepresivos de la privación aguda del sueño confirmaba que pasar una noche sin dormir, especialmente con las luces encendidas, aporta beneficios en el estado de ánimo en aproximadamente la mitad de las personas con depresión.

En el nuevo estudio, el equipo de investigación mapeó la actividad de la región del cerebro a través de imágenes de resonancia magnética funcional en estado de reposo para ver por qué algunas personas reciben un impulso saludable de una epidemia de salud pública negativa.

El estudio encontró que una noche de privación total del sueño mejoró la conectividad de la amígdala con la corteza cingulada anterior, lo que se correlacionó con un mejor estado de ánimo en algunas personas sanas y deprimidas.

Por qué una noche de insomnio puede llegar a mejorar el ánimo
En experimentos de privación del sueño realizados tanto en individuos sanos como en pacientes con trastorno depresivo mayor, junto con 16 controles a los que se les permitió dormir sin interrupciones, los investigadores exploraron los efectos de la total privación del sueño en el estado de ánimo y las redes de conectividad funcional.

Los experimentos se realizaron en el laboratorio del Centro de Investigación Clínica Traslacional del Hospital de la Universidad de Pensilvania donde los participantes se sometieron a tres sesiones de resonancia magnética funcional en estado de reposo durante cinco días

La primera exploración se produjo después de una noche de sueño normal en la mañana del segundo día como referencia. Luego, los participantes tuvieron su segunda sesión de escaneo en la mañana del día tres después de no dormir, tras lo cual se les permitieron dos noches de sueño reparador y tuvieron su última sesión de escaneo en la mañana del quinto día. Todos los participantes completaron una versión abreviada de 37 ítems del perfil de estados de ánimo cada dos horas durante los días dos a cinco.

Como era de esperar, la mayoría de los participantes mostraron un empeoramiento del estado de ánimo inmediatamente después de perder una noche de sueño. Trece de los 30 (43%) participantes deprimidos experimentaron una mejora en el estado de ánimo, y los 17 participantes restantes experimentaron un empeoramiento del estado de ánimo o ningún cambio.

Otras conclusiones del estudio sobre el sueño, la depresión y el ánimo
Después de una noche de sueño reparador, 20 participantes con trastorno depresivo mayor experimentaron una mejora en el estado de ánimo, y los participantes restantes experimentaron un empeoramiento del estado de ánimo o ningún cambio.

La conectividad entre la amígdala y la corteza cingulada anterior aumentó significativamente en los pacientes con un estado de ánimo mejorado, pero menos en aquellos con un estado de ánimo no mejorado. La amígdala es el núcleo de la respuesta de lucha o huida, procesa estímulos temerosos o amenazantes y envía señales a otras partes del cerebro para una acción de respuesta.

La región cerebral de la corteza cingulada anterior está involucrada tanto con el sistema límbico “emocional” como con la corteza prefrontal “cognitiva” (ACC). Entre otras cosas, juega un papel importante en la capacidad de controlar y gestionar los estados emocionales o la regulación afectiva.

Los hallazgos sugieren que la conectividad de la red amígdala-ACC puede reflejar la resiliencia neuronal a la alteración del estado de ánimo después de la pérdida de sueño y, por lo tanto, puede ser un objetivo potencial para las intervenciones antidepresivas.

Fuente: TN

Últimas publicaciones
Lo más visto