Gerascofobia: cinco consejos para superar el miedo a envejecer

NOTICIAS DE INTERÉS Por Cristina MERCADO
OJF7BQXS6JC57DEFDRV77CH3WE

El estigma negativo del paso de los años influye de diferente manera en todas las generaciones y en los adultos que integran el grupo de los denominados millennials (personas nacidas entre 1980 y 1995) comenzó a desarrollarse este temor que se conoce como gerascofobia.

“Es en esta etapa de la vida en la que las personas logran la madurez. A nivel físico, tienden a cuidar más su apariencia y a querer ser más productivos”, explicó Jesús Escobar Real, psicólogo y miembro de la Junta de Gobierno del Colegio Oficial de la Psicología de Castilla-La Mancha.

Además, indicó: “También denominado gerontofobia, este miedo impulsa a desarrollar comportamientos obsesivos relacionados con mantenerse joven, así como conductas evitativas de contacto con personas mayores o todo lo que pueda ser signo de envejecimiento”.

Según un informe de la Royal Society for Public Health (una organización benéfica independiente y multidisciplinaria dedicada a la mejora de la salud pública británica), el 57% de los adultos jóvenes que desarrollaron miedo a envejecer cree que es una situación que genera angustia. Citando un fuerte deterioro de la salud y la soledad como síntomas inevitables del envejecimiento, los millennials, en particular, desconfían de las bondades del paso del tiempo. Tres de cada cinco, admiten hacer todo lo posible para combatir los signos mentales (62%) y físicos (60%) del envejecimiento.

Qué es la gerascofobia
“La gerascofobia proviene de la palabra griega ‘tha geraso’, que significa ‘voy a envejecer’”, señaló la doctora Elena Touroni, psicóloga y cofundadora de la Clínica de Psicología de Chelsea, en Inglaterra, a la vez que añadió: “El miedo a envejecer no es nada nuevo y es natural hasta cierto punto, pero hay una ansiedad creciente en torno al tema”.

La especialista indicó demás que “alguien con gerascofobia tendrá pensamientos y preocupaciones persistentes sobre el envejecimiento, los efectos del envejecimiento en su apariencia física y, en general, tratará de evitar conversaciones al respecto”.

Por su lado, Pedro Santamaría Gargamala, miembro del Grupo de Psicología del Envejecimiento del Colexio Oficial de Psicoloxía de Galicia (COPG), manifestó que esta fobia específica se produce por “la aparición de un sesgo cognitivo donde los atributos asociados a la vejez son todos negativos: enfermedad, soledad, pérdida, muerte, incompetencia, inutilidad, pobreza, dependencia, fealdad, etcétera.”.

De esta forma, interviene en el desarrollo de la gerascofobia un factor cultural basado en la actual concepción negativa de lo que implica ser una persona mayor, y al respecto, Santamaría detalló: “Toda información sesgada o tendenciosa es susceptible de acrecentar un cuadro ansioso de este tipo. Lo desconocido hace que nuestra mente adelante todos los peligros que puede esconder esa realidad. Por tanto, si la única información que recibimos es negativa, esta va a reafirmar nuestros miedos y pensamientos irracionales”.

Consejos para superar la gerascofobia
Touroni anima a centrarse en los beneficios de la sabiduría y practicar la gratitud. “Cuando somos más jóvenes, puede haber más emoción y novedad ya que todo es nuevo, pero, a medida que envejecemos, encontramos más valor en la profundidad de nuestras relaciones, más satisfacción en el trabajo a medida que avanzamos en nuestro campo elegido, en la vida familiar y los niños. Rodeate de personas que te eleven, te desafíen y te estimulen para que alcances tu potencial. Esto genera confianza, satisfacción y sentimientos de impulso”, dijo.

Además, los especialistas recomiendan conectarse con los objetivos y valores generales en la vida y luego encontrar lo que le dará un sentido en cada etapa de la vida. También, hacer un balance de todas las cosas que ya se lograron y, si algo está causando daño, tomar medidas al respecto.

Entre las maneras de abrazar el envejecimiento, enumeraron:

Recordar que envejecer es un don que muchos no tienen. Celebrar los cumpleaños con pasión en lugar de ocultar la edad real o no querer hablar de eso.
Comprender que nuestros cuerpos cambian a medida que disminuyen nuestras hormonas. Investigar cuáles son los síntomas y obtener ayuda.
Cuidarse. Comer alimentos saludables y beber mucha agua para sentirse mejor por dentro y por fuera, pero también darse un gusto de vez en cuando.
Rodearse de las personas con las que se quieren pasar los próximos 30 años y dejar de aguantar a las que nos hacen sentir mal con nosotros mismos.
Quitarse la presión. No tenemos que hacer todo antes de nuestro próximo cumpleaños. Hay tiempo y es bueno no perdernos el aquí y el ahora.

Fuente: TN

Te puede interesar