Últimas publicaciones

Dieta para la gota: qué cosas están permitidas y cuáles no

SALUD Redacción Redacción
GOT660

La gota es una forma dolorosa de artritis que se produce cuando los niveles elevados de ácido úrico en sangre hacen que se formen cristales que se acumulan alrededor de una articulación.

El ácido úrico se produce cuando el cuerpo descompone una sustancia química llamada purina. La purina se produce en el cuerpo de manera natural, pero también se encuentra en ciertos alimentos. El ácido úrico se elimina a través de la orina.


Una dieta para la gota puede ayudar a reducir los niveles de ácido úrico en la sangre. La dieta para la gota no cura la enfermedad. Sin embargo, puede reducir el riesgo de ataques de gota recurrentes y dolorosos, y podría reducir la progresión del daño de la articulación.

Las personas que tienen esta enfermedad y siguen una dieta para la gota también necesitan tomar medicamentos para controlar el dolor y reducir los niveles de ácido úrico.

Objetivos de la dieta para la gota
 
La dieta para la gota está diseñada para ayudarte a hacer lo siguiente:

Lograr un peso saludable y buenos hábitos de alimentación
Evitar algunos alimentos con purina, aunque no todos
Incluir algunos alimentos que controlan los niveles de ácido úrico

Una regla de oro es comer porciones moderadas de alimentos saludables.

Detalles de la dieta
 
Los principios generales de una dieta para la gota siguen las recomendaciones típicas de una alimentación sana:

Pérdida de peso. El sobrepeso aumenta el riesgo de tener gota y la pérdida de peso lo disminuye. Las investigaciones sugieren que consumir una menor cantidad de calorías y bajar de peso (incluso sin seguir una dieta restringida en purinas) disminuyen los niveles de ácido úrico y la cantidad de ataques de gota. Bajar de peso también disminuye la tensión general sobre las articulaciones.
Carbohidratos complejos. Come más frutas, verduras y cereales integrales, que aportan carbohidratos complejos. Evita alimentos y bebidas con jarabe de maíz alto en fructosa y limita el consumo de jugos de fruta naturalmente dulces.
Agua. Bebe agua para mantener una buena hidratación.
Grasas. Disminuye el consumo de las grasas saturadas presentes en la carne roja, la carne de aves de corral y los productos lácteos con alto contenido graso.
Proteínas. Consume principalmente carnes rojas y de aves de corral magras, lácteos con bajo contenido graso y lentejas como fuente de proteínas.

Entre las recomendaciones de alimentos o suplementos específicos se incluyen las siguientes:

Carnes de órganos y glándulas. Evita carnes como el hígado, el riñón y las mollejas, que tienen un alto contenido de purinas y contribuyen al aumento de los niveles de ácido úrico en sangre.
Carne roja. Limita el tamaño de las porciones de carne de vaca, cordero y cerdo.
Mariscos. Algunos tipos de mariscos, como las anchoas, los moluscos, las sardinas y el atún, tienen mayor contenido de purinas que otros tipos. Sin embargo, los beneficios generales para la salud de comer pescado pueden superar los riesgos para las personas con gota. En una dieta para la gota se pueden incluir porciones moderadas de pescado.
Verduras con alto contenido de purinas. Según se ha demostrado en diversos estudios, las verduras con alto contenido de purinas, como espárragos y espinaca, no aumentan el riesgo de gota ni los ataques de gota recurrentes.
Alcohol. Se asocia el consumo de cerveza y de licores destilados con un mayor riesgo de gota y de ataques recurrentes. El consumo moderado de vino no parece aumentar el riesgo de ataques de gota. Evita el consumo de bebidas alcohólicas durante los ataques de gota y limita el consumo, especialmente de cerveza, entre los ataques.
Alimentos y bebidas azucaradas. Limita o evita los alimentos azucarados, como los cereales endulzados, los productos de panadería y las golosinas. Limita el consumo de jugos de fruta naturalmente dulces.
Vitamina C. La vitamina C puede ayudar a disminuir los niveles de ácido úrico. Consulta al médico si correspondería incorporar un suplemento de vitamina C de 500 miligramos a tu plan para los medicamentos y a tu dieta.
Café. Algunas investigaciones indican que se podría asociar el consumo moderado de café, especialmente de café común con cafeína, a un menor riesgo de gota. Es posible que beber café no sea adecuado si tienes otras afecciones médicas. Consulta al médico sobre la cantidad de café que puedes consumir.
Cerezas. Existe evidencia de que comer cerezas se asocia con un menor riesgo de ataques de gota.
Menú de muestra
 
Este es un ejemplo de lo que puedes comer en un día típico, si sigues una dieta para tratar la gota.

Desayuno

Cereales integrales sin azúcar, con leche descremada o con bajo contenido graso
1 taza de fresas frescas
Café
Agua

Almuerzo

Rodajas de pechuga de pollo asado (2 onzas [56,7 gramos]) en un bollo de pan integral con mostaza
Ensalada mixta de hojas verdes y verduras con 1 cucharada de frutos secos y aderezo de vinagre balsámico y aceite de oliva
Leche descremada o con bajo contenido graso, o agua

Colación de la tarde

1 taza de cerezas frescas
Agua

Cena

Salmón asado (3 a 4 onzas [85 a 113,3 gramos])
Habichuelas (ejotes) asadas o cocidas al vapor
Media a 1 taza de fideos integrales con aceite de oliva y pimienta con limón amarillo
Agua
Yogurt descremado
1 taza de melón fresco
Bebida sin cafeína, como té de hierbas
Resultados
 
Seguir una dieta para la gota puede ayudar a limitar la producción de ácido úrico y aumentar su eliminación. Si bien es probable que hacer una dieta no sea suficiente para bajar la concentración de ácido úrico en la sangre a fin de tratar la gota sin medicamento, la dieta puede ayudar a disminuir la cantidad de ataques y moderar su gravedad.


Seguir la dieta para la gota, junto con una restricción de calorías y ejercicio físico regular, también puede mejorar el estado de salud general y ayudarte a alcanzar y mantener un peso saludable.

Diagnóstico
Los médicos suelen diagnosticar gota según tus síntomas y la apariencia de la articulación afectada. Dentro de las pruebas que ayudan a diagnosticar gota se encuentran las siguientes:

Análisis del líquido sinovial. El médico puede usar una aguja para extraer líquido de la articulación afectada. Los cristales de urato pueden verse cuando se examina el líquido debajo de un microscopio.
Análisis de sangre. Tu médico puede recomendarte que realices un análisis de sangre para medir los niveles de ácido úrico en la sangre. Sin embargo, los análisis de sangre pueden ser confusos. Algunas personas tienen niveles de ácido úrico elevados, pero nunca tienen gota. Y algunas personas tienen signos y síntomas de gota, pero no tienen niveles inusuales de ácido úrico en la sangre.
Radiografías. Las radiografías de las articulaciones pueden ayudar a descartar otras causas de la inflamación articular.
Ecografía. Esta prueba utiliza ondas sonoras para detectar cristales de urato en las articulaciones o en los tofos.
Tomografía computarizada de doble energía. Esta prueba combina imágenes por rayos X tomadas desde diferentes ángulos para poder ver los cristales de urato en las articulaciones.

Tratamiento
Los medicamentos para la gota están disponibles en dos tipos y se enfocan en dos problemas diferentes. El primer tipo ayuda a reducir la inflamación y el dolor asociados con los ataques de gota. El segundo tipo actúa para prevenir las complicaciones de la gota al reducir la cantidad de ácido úrico en la sangre.

El tipo de medicamento adecuado para ti depende de la frecuencia y la gravedad de los síntomas, junto con otros problemas de salud que tengas.

Medicamentos para tratar los ataques de gota
Los medicamentos que se usan para tratar los ataques de gota y prevenirlos a futuro:

Medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE). Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides abarcan opciones de venta libre, como ibuprofeno (Advil, Motrin IB, entre otros) y naproxeno sódico (Aleve), y medicamentos antiinflamatorios no esteroides de venta con receta médica más potentes, como indometacina (Indocin, Tivorbex) o celecoxib (Celebrex). Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides tienen riesgo de producir dolor de estómago, sangrado y úlceras.
Colquicina. El médico puede recomendarte colquicina (Colcrys, Gloperba, Mitigare), un medicamento antiinflamatorio para reducir de forma eficaz el dolor producido por la gota. Sin embargo, la efectividad del medicamento puede verse contrarrestada por efectos secundarios como náuseas, vómitos y diarrea.
Corticosteroides. Los medicamentos corticosteroides, como la prednisona, pueden controlar la inflamación y el dolor provocados por la gota. Los corticosteroides pueden administrarse en forma de comprimido o inyectarse en la articulación. Los efectos secundarios de los corticosteroides pueden incluir cambios del estado de ánimo, aumento del nivel de glucosa en la sangre y presión arterial elevada.
Medicamentos para evitar las complicaciones de la gota
Si sufres ataques de gota graves todos los años, o si tus ataques de gota son menos frecuentes pero muy dolorosos, el médico puede recomendar medicamentos para reducir el riesgo de complicaciones relacionadas con la gota. Si ya tienes evidencia de daño por gota en las radiografías de las articulaciones, o tienes tofos, enfermedad renal crónica o cálculos renales, se pueden recomendar medicamentos para reducir el nivel de ácido úrico en tu cuerpo.

Medicamentos que bloquean la producción de ácido úrico. Los medicamentos como el alopurinol (Aloprim, Lopurin, Zyloprim) y el febuxostat (Uloric) ayudan a limitar la cantidad de ácido úrico que produce el cuerpo. Los efectos secundarios del alopurinol incluyen fiebre, erupción cutánea, hepatitis y problemas renales. Los efectos secundarios del febuxostat incluyen erupción cutánea, náuseas y función reducida del hígado. Además, el febuxostat puede aumentar el riesgo de muerte por cuestiones cardíacas.
Medicamentos que facilitan la eliminación del ácido úrico. Los medicamentos como el probenecid (Probalan) ayudan a mejorar la capacidad de los riñones para eliminar el ácido úrico del cuerpo. Los efectos secundarios incluyen erupción cutánea, dolor de estómago y cálculos renales.

Estilo de vida y remedios caseros
Por lo general, los medicamentos son la forma más eficaz de tratar los ataques de gota y prevenir la exacerbación de los síntomas recurrentes. Sin embargo, las elecciones de estilo de vida también son importantes y es posible que desees:

Elegir bebidas más saludables. Limita las bebidas alcohólicas y las endulzadas con azúcar de fruta (fructosa). En su lugar, bebe mucha cantidad de bebidas sin alcohol, en especial, agua.
Evitar los alimentos ricos en purinas. Las carnes rojas y vísceras, como el hígado, son especialmente ricas en purinas. Los pescados y mariscos ricos en purinas incluyen anchoas, sardinas, mejillones, vieiras, truchas y atún. Los productos lácteos bajos en grasa pueden ser una mejor fuente de proteínas para las personas propensas a la gota.
Hacer ejercicio con regularidad y perder peso. Mantener el cuerpo en un peso saludable reduce el riesgo de padecer gota. Elige actividades de bajo impacto como caminar, andar en bicicleta y nadar, que son más fáciles para las articulaciones.

Fuente: Clínica Mayo

Te puede interesar
Lo más visto