Dieta keto o cetogénica: para quién es adecuada y cuánto tiempo se puede seguir

DIETAS Rosario CALVO
dieta-keto-3-khcG--620x349@abc

Dentro de las múltiples estrategias nutricionales que existen para la pérdida de grasa, la dieta cetogénica (DC) se ha hecho muy popular.

Por definición, la dieta cetogénica o dieta keto se caracteriza por ser una dieta alta en grasas (por encima del 50% del gasto energético total), con proteínas moderadas y baja en carbohidratos (algunos autores señalan por debajo del 10 %), de tal modo que se induce un estado de cetosis en nuestro ogranismo.

¿Qué es el estado de cetosis? Consiste en obtener la energía que necesitamos a partir de cuerpos cetónicos (provienen de ácidos grasos) en lugar de emplear la glucosa.

Su funcionamiento ha sido ampliamente estudiado en patologías como epilepsia, cáncer e incluso diabetes, con resultados satisfactorios a nivel terapéutico.

Para quién es adecuada
No se trata de un tipo de dieta para llevar a cabo como pauta habitual de alimentación, por los desequilibrios que puede generar en el perfil lipídico, sobre todo en el LDL (LDL significa lipoproteínas de baja densidad en inglés. En ocasiones se le llama colesterol 'malo' porque un nivel alto de LDL lleva a una acumulación de colesterol en las arterias).

La dieta cetogénica puede ser una estrategia más para emplearla en determinados casos con patologías cardiometabólicas, durante un determinado periodo de tiempo y siempre supervisada por un dietista-nutricionista.

Puede favorecer la pérdida de grasa de forma significativa, siempre y cuando exista un déficit calórico. Suelen funcionar bien en personas que puedan presentar disfunciones metabólicas, como la resistencia a la insulina, frente a una dieta alta en carbohidratos y baja en grasas.

Cómo influye si entrenas fuerza
Por otro lado, en relación al impacto que pueda presentar en personas que realizan entrenamiento de fuerza, la evidencia científica nos dice que no suelen presentar una pérdida en la producción de fuerza, ya que este tipo de esfuerzos van a depender directamente de las reservas de fosfocreatina (sistema de fosfágeno).

Algunos estudios confirman este aspecto y muestran que los atletas que llevaron a cabo esta dieta junto con un entrenamiento de fuerza, no solo no vieron mermadas sus capacidades de generar fuerza, sino que además perdieron más grasa en comparación con aquellos que siguieron una dieta con hidratos de carbono. No obstante, este aspecto se sostiene para un corto periodo de tiempo con dieta cetogénica, donde no se producen pérdidas de fuerza significativas. Para determinar sus efectos a más largo plazo, deben realizarse más estudios de mayor duración.

A modo de resumen sobre este tipo de dieta, debemos tener en cuenta los siguientes aspectos:

Si lo que se pretende es ganar masa muscular, a la vista de la evidencia científica actual, una estrategia cetogénica no será la mejor opción, siendo una dieta alta en carbohidratos una mejor vía para lograr este objetivo.

Te puede interesar
Lo más visto