Los suplementos de vitamina B6 podrían reducir la ansiedad y la depresión

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Sara BLANC
CNNKYU3DBNAHNBMU7XHR5YHYPY

Científicos de la universidad de Reading, Inglaterra, midieron el impacto de altas dosis de vitamina B6 en adultos jóvenes, que reportaron haberse sentido menos ansiosos y deprimidos después de haber tomado suplementos todos los días durante un mes.

El estudio, publicado en la revista Human Psychopharmacology: Clinical and Experimental, proporciona evidencia valiosa para apoyar el uso de suplementos que se cree que modifican los niveles de actividad en el cerebro para prevenir o tratar los trastornos del estado de ánimo.

El doctor David Field, autor principal de la Escuela de Psicología y Ciencias Clínicas del Lenguaje de la Universidad de Reading, explicó: “El funcionamiento del cerebro se basa en un delicado equilibrio entre las neuronas excitatorias que transportan información y las inhibitorias, que evitan la actividad descontrolada”.

Las teorías recientes ya relacionaron los trastornos del estado de ánimo y algunas otras afecciones neuropsiquiátricas con una alteración de este equilibrio, con frecuencia en la dirección de niveles elevados de actividad cerebral.

“La vitamina B6 ayuda al cuerpo a producir un mensajero químico específico que inhibe los impulsos en el cerebro, y nuestro estudio vincula este efecto calmante con la reducción de la ansiedad entre los participantes”, señala.

Si bien estudios anteriores produjeron evidencia de que las multivitaminas pueden reducir los niveles de estrés, se hicieron pocos estudios sobre qué vitaminas particulares contenidas en ellas impulsan este efecto.

El nuevo estudio se centró en el papel potencial de las vitaminas B6, que se sabe que aumentan la producción del cuerpo de GABA (ácido gamma-aminobutírico), una sustancia química que bloquea los impulsos entre las células nerviosas en el cerebro.

Más vitaminas que la ingesta recomendada
En el ensayo actual, a más de 300 participantes se les asignaron al azar suplementos de vitamina B6 o B12 muy por encima de la ingesta diaria recomendada (aproximadamente 50 veces la cantidad diaria recomendada) o un placebo, y tomaron uno al día, con alimentos, durante un mes.

El estudio mostró que la vitamina B12 tuvo poco efecto en comparación con el placebo durante el período de prueba, pero la vitamina B6 hizo una diferencia estadísticamente confiable.

Los niveles elevados de GABA entre los participantes que habían tomado suplementos de vitamina B6 se confirmaron mediante pruebas visuales realizadas al final del ensayo, lo que respalda la hipótesis de que la B6 fue responsable de la reducción de la ansiedad. Se detectaron cambios sutiles pero inofensivos en el rendimiento visual, consistentes con los niveles controlados de actividad cerebral.

El doctor Field resumió: “Muchos alimentos, incluyendo atún, garbanzos y muchas frutas y verduras, contienen vitamina B6. Sin embargo, las altas dosis utilizadas en este ensayo sugieren que los suplementos serían necesarios para tener un efecto positivo en el estado de ánimo”.

El experto también aclaró que es importante reconocer que esta investigación se encuentra en una etapa temprana y el efecto de la vitamina B6 sobre la ansiedad en el estudio fue bastante pequeño en comparación con lo que se esperaría de la medicación. Sin embargo, las intervenciones basadas en la nutrición producen muchos menos efectos secundarios desagradables que los medicamentos.

Para que esta sea una elección realista, se necesitan más estudios para identificar otras intervenciones basadas en la nutrición que beneficien el bienestar mental, permitiendo que se combinen diferentes intervenciones dietéticas en el futuro para proporcionar mejores resultados.

“Una opción potencial sería combinar suplementos de vitamina B6 con terapias de conversación como la terapia cognitivo-conductual para aumentar su efecto”, concluye.

Fuente: TN

Te puede interesar