Alergia a la proteína de leche de vaca: la más frecuente en lactantes y menores de dos años

SER PADRES Por Julia FERNÁNDEZ
2T3U4RW4OBHOXIESICERSNIETQ

Las alergias pueden afectar a toda la población, sin importar sexo ni edad. De hecho, la Alergia a la Proteína de Leche de Vaca (APLV) es la alergia alimentaria más frecuente en lactantes y menores de 2 años.

Pero ¿por qué se produce y a qué hay que estar atentos como padres? Se genera por una respuesta inmunológica exagerada ante las proteínas de los alimentos que contienen leche de vaca o sus derivados. Puede generar inflamación del intestino, la piel o de las vías respiratorias. Esto puede ocurrir con el consumo directo de la leche de vaca por parte del bebé o a través del pecho materno, si su madre consume productos lácteos.

Es necesario saber que la APLV, más frecuente en niños con dermatitis atópica, es muy diferente a la intolerancia a la lactosa, aunque algunos síntomas son similares y esto a veces genera confusiones. Por eso es importante consultar al médico especialista, ya que su tratamiento y evolución son diferentes.

Principales síntomas de la Alergia a la Proteína de Leche de Vaca
Los síntomas de la APLV son muy variados. Tenemos que pensarla en bebés que presentan sangre y/o mucosidad en la materia fecal, diarreas recurrentes o persistentes, reacciones alérgicas en piel, llanto intenso (sobre todo cuando ocurre durante o luego de la alimentación), cólicos, trastornos del sueño, vómitos, y también cuando hay mal progreso de peso o retraso en el crecimiento.

En tanto, los síntomas gastrointestinales -como las deposiciones con sangre o mucosidad- suelen aparecer de forma tardía, es decir, horas o hasta días después de la ingesta, mientras que los otros signos físicos pueden aparecer de forma casi inmediata.

La APLV suele ser superada a partir del año de vida en la mayoría de los niños y hasta el 95% de ellos lo consigue antes de los tres años. Este fenómeno se llama tolerancia.

Alimentos que pueden contener leche oculta
Los adultos que padecen APLV deben evitar los siguientes alimentos, ya que pueden contener leche oculta: fiambres y embutidos, purés y sopas cremas, alimentos enlatados, picadillos y patés, mayonesa y aderezos de ensaladas y productos de panadería en general.

En cuanto a los menores de dos años con APLV, se aconseja evitar:

Leche de vaca, en polvo o fluida, descremadas y enteras.
Yogures y quesos de todo tipo.
Postrecitos, flanes y crema de leche.
Manteca, dulce de leche y helados de crema.
Alfajores, chocolates, facturas y tortas.
¿Existen tratamientos para la APLV?
La respuesta es sí. El tratamiento consistirá en evitar la leche de vaca por completo y sus derivados. En los bebés alimentados con fórmula, es muy importante cubrir los requerimientos nutricionales de forma equilibrada. Para eso existen fórmulas especiales (hidrolizados extensos o fórmulas de aminoácidos), preparadas de tal forma que son aptas y adecuadas para los menores con APLV.

Fuente: TN

Te puede interesar