La dieta cetogénica prolonga la esperanza de vida, según un nuevo estudio

DIETAS Por Olivia BIANCHI
PVX4XNOUCVGRXN3GV4GB55ERKE

Un nuevo estudio reveló que una dieta rica en grasas y baja en carbohidratos y azúcares que se ha hecho popular en los últimos años puede alargar la vida de una persona. Investigadores de la Universidad de Stanford descubrieron que la dieta cetogénica, a menudo denominada keto, puede ayudar a las células madre y musculares a sobrevivir al estrés y permitir que una persona viva más tiempo.

Las dietas cetogénicas son extremadamente bajas en carbohidratos y azúcares, pero muy altas en grasas. Esto entrena al cuerpo para volverse eficiente en la quema de grasa y para convertir la grasa en energía. Se han hecho famosos por quemar cantidades extremas de peso en cortos períodos de tiempo.

 Si bien el auge de la dieta en algunas comunidades ha generado cierta controversia, con algunas advertencias de que podría causar deficiencias de nutrientes y otros problemas a largo plazo, los investigadores, que publicaron sus hallazgos la semana pasada en Cell Metabolism, descubrieron que proporciona muchos de los mismos efectos positivos a las células de una persona que el ayuno.

En una prueba con ratones, los investigadores encontraron que aquellos que ayunaron de uno a dos días y medio tenían células musculares más resistentes. Si bien tardaron más en repararse cuando se dañaron, las células en ratones que estaban en ayunas tenían muchas menos probabilidades de sufrir daños.

“Descubrimos que el ayuno induce la resiliencia en las células madre musculares para que sobrevivan durante la privación y estén disponibles para reparar los músculos cuando los nutrientes estén nuevamente disponibles”, aseveró el doctor Thomas Rando, profesor de neurología en Stanford en un comunicado de la Universidad.

Sin embargo, el ayuno a largo plazo no es sostenible y puede ser muy incómodo para una persona hacerlo a diario. Comer una dieta cetogénica, que es mucho más realista, pareció tener el mismo efecto que el ayuno en las células de ratón en las que se probó la cetona.

Las células inducidas por cetonas eran más resistentes, sobrevivían más tiempo cuando se les privaba de nutrientes, se exponían a sustancias químicas dañinas o radiación. Además, pudieron transportarse a otros animales que no estaban en ayunas o con una dieta cetogénica. “Por lo general, la mayoría de las células madre musculares cultivadas en laboratorio mueren cuando se trasplantan. Pero estas células se encuentran en un estado de reposo profundo que llamamos quiescencia profunda inducida por cetonas que les permite resistir muchos tipos de estrés”, dijo Rando.

Los ratones que fueron alimentados directamente con una dieta cetogénica también mostraron efectos similares, según el equipo de investigación. “Las células evolucionaron para existir en tiempos de abundancia y en tiempos de privación. Tenían que ser capaces de sobrevivir cuando la comida no estaba disponible. Los cuerpos cetónicos surgen cuando el cuerpo usa la grasa para obtener energía, pero también empujan a las células madre a un estado de reposo que las protege durante la privación. En este estado, están protegidos del estrés ambiental, pero también son menos capaces de regenerar el tejido dañado”, añadió el experto.

Las dietas cetogénicas se han anunciado como formas de perder peso y reducir la grasa sin seguir una dieta restrictiva en calorías. Los riesgos de desarrollar obesidad, diabetes y prediabetes, todos los cuales están aumentando en los Estados Unidos, también son bajos. Sin embargo, hay algunas desventajas importantes, algunas de las cuales son lo suficientemente grandes como para que los dietistas las recomienden.

Primero, una persona que recién comienza la dieta podría sufrir una experiencia llamada ‘gripe cetogénica’, según Healthline, donde el cuerpo experimenta fatiga severa y otros síntomas como resultado de que su cuerpo cambia las fuentes de energía. También deja a una persona con deficiencia de muchos nutrientes si no se maneja bien, y podría conducir a una variedad de problemas de huesos y órganos más adelante en la vida. Incluso puede conducir al desarrollo de enfermedades crónicas.

Fuente: Infobae 

Te puede interesar