Té matcha

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Sara Blanc
te-matcha-kblF--620x349@abc

El matcha es un polvo finamente molido de hojas de té verde especialmente cultivadas y procesadas, que se consume tradicionalmente en el este de Asia. Las plantas de té verde utilizadas para el matcha se cultivan a la sombra durante tres o cuatro semanas antes de la cosecha; los peciolos y las nerviaciones se eliminan durante el procesamiento. La manera de consumir el té matcha es diferente a la de otros tés ya que se suspende en un líquido, generalmente agua o leche. Pero esa no es la única diferencia, de los tés convencionales solemos consumir las hojas y los fragmentos del tallo que luego se descartan, para el matcha se usan las hojas trituradas y no se tiran.

Las hojas de té verde de mejor calidad se recolectan a mano, se pasan por vapor para evitar su oxidación y se dejan envejecer para que su sabor sea más rico en matices.

Pasados unos meses, es cuando se trituran y está listo para ser consumido.

El té molido tiene su origen en China hace miles de años. En el año 1191, un monje budista lo llevó a Japón. En China fue desapareciendo en China y arraigó en Japón gracias a las costumbres de los monasterios budistas. Más tarde, las clases altas de la sociedad japonesa adoptaron este té entre los siglos XIV y XVI.

Además, el matcha es un ingrediente que se utiliza en la repostería japonesa y se puede encontrar en los wagashi, castella, manju, monaka y kakigori. También se usa este producto para hacer batidos de leche, helados, púdines y otros postres occidentales.

Como vemos, el matcha lleva siglos consumiéndose en Asia, pero no ha sido hasta hace unos años cuando ha vivido un auténtico boom en las sociedades occidentales, convirtiéndose en una bebida de moda e incluso de las más ‘instagrameadas’. Para muchos ha entrado en su vida como el sustituto del café, por su efecto antioxidante y no tener los efectos secundarios de este.

Si buscas calidad a la hora de comprar un té matcha vas a tener que gastar dinero, ya que no son baratos. El precio medio de té matcha procedente de Japón (donde hacen las mejores calidades de este té) no baja de los 20 euros por 100 gramos. Pero también es verdad, que esos 100 gramos te van a cundir mucho porque a la hora de elaborar un té matcha no vas a necesitar más que 1 o 2 gramos de producto.

Beneficios del consumo de té matcha
El té matcha tiene un gran poder antioxidante, combate los radicales libres que son los responsables del envejecimiento y la degradación de las células; ayuda a mejorar el aspecto de la piel y de las uñas; permite mantener unos niveles adecuados de colesterol y además ayuda a bajar los niveles de azúcar en sangre.

Además, son otros muchos beneficios los que aporta el consumo del té matcha al organismo. Le ayuda a fortalecer el sistema inmunitario y reduce el estrés. Ayuda a eliminar los líquidos y a estimular la mente, a la vez que relaja el cuerpo. Por último y no menos importante para aquellos que quieran bajar de peso y es que favorece la quema de grasas de forma natural. También es recomendable su consumo para aquellas personas que padezcan estreñimiento, ya que la fibra y la alta concentración en taninos que contiene el té matcha son perfectos para mejorar el tránsito intestinal.

Contraindicaciones
Hay que tener en cuenta que el té matcha contiene cafeína (30 mg por taza frente a los 70 mg del café), así que no conviene consumirlo si se padece algún tipo de patología cardiaca, enfermedad renal, una úlcera de estómago o si se está siguiendo algún tratamiento para controlar la tensión arterial.
La cafeína reduce la absorción del hierro presente en los alimentos, así que si tienes anemia conviene que consultes con tu médico si puedes consumir té matcha o no.

Cómo preparar té matcha
Preparar un té matcha de manera correcta se puede considerar casi un arte porque requiere una preparación especial para así conseguir potenciar todos sus beneficios.

1. Utiliza agua mineral de mineralización débil.

2. Calienta el agua sin superar los 80 grados. No hay que dejar que llegue a hervir.

3. Añade una cucharadita de té verde en polvo y empieza a batir hasta disolverlo completamente. No puede quedar ni un solo grumo y tendrás que conseguir que arriba se forme una capa de espuma.

Si estás muy metido en el mundo matcha y quieres hacerlo con todos los elementos utilizados en Japón tienes que comprar estos tres artilugios de cocina: una chashaku -cuchara tradicional japonesa-, un tazón chawan y un chasen -batidor tradicional de bambú-.

Fuente: abc

Te puede interesar