Estrategias alimenticias para superar las lesiones del tendón

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Gaston Pedraza
Persona-lesin-tendn

La alimentación es un factor importante a la hora de recuperarse tras una lesión tendinosa. Las lesiones musculares en donde la nutrición presenta una mayor incidencia, es necesario un correcto aporte de macronutrientes que reduce las probabilidades de rotura y mejora la regeneración de tejido una vez que se ha producido el daño.

Estrategias alimenticias
A diferencia del mito del cartílago de tiburón, existen algunos alimentos que ayudan aumentar la síntesis de colágeno de manera eficaz. El primero de ellos es la gelatina. Aunque se aseguraba que la proteína de la creatina no era digerible ni asimilable. En los últimos años, estudios demuestran que está afirmación es falsa. De esta forma, la gelatina cuenta con una alta biodisponibilidad cuando se consume vía oral. La mayor parte del producto lo absorbe el intestino en forma de péptidos de colágeno. Por esta razón, habría que incluir la ingesta de gelatina durante una lesión de tendón para favorecer la recuperación.

Pero todo acaba ahí, los efectos de la síntesis de colágeno son todavía mayores cuando el consumo de este producto se combina con vitamina C. La ingesta de vitamina C y gelatina resulta clave para mejorar la recuperación de los tejidos una vez que el daño está presente.

Incluso es primordial garantizar un correcto aporte proteico. No habría que olvidar que el colágeno es una proteína. Por este motivo, es necesario proveer al cuerpo de aminoácidos necesarios para sintetizar de forma endógena. Un correcto aporte de proteínas en este tipo de situaciones va a ayudar en el proceso de recuperación.

Una vez recuperada la funcionalidad parcial del tendón, lo ideal es llevar a cabo un buen proceso de readaptación. La nutrición debe servir de soporte para evitar recaídas en cierto momento. No obstante, la parte más importante es el manejo de la lesión a nivel deportivo para prevenir recaídas y recuperar la funcionalidad completa en el menor tiempo posible.

Así que dadas las circunstancias, habrá que mantener estrategias dietéticas durante cierto tiempo una vez que se ha regresado a la normalidad. De esta manera, se reducirá el riesgo de recaída a la vez que ayudamos a recuperar la función normal.

Por ello, se recomienda la ingesta regular de gelatina y vitamina C en este tipo de situaciones para poder acelerar los tiempos de recuperación y evitar recaídas en un futuro. ¿Y tú, qué alimentación llevas después de una lesión de tendón?

Te puede interesar