Esta es la forma correcta de descongelar los alimentos

descongelar-kffC--620x349@abc

Si bien dejar los alimentos fuera del congelador para que se descongelen a temperatura ambiente puede parecer simple, rápido y tentador, este método de descongelación presenta serios peligros para la seguridad de los alimentos que pueden causar el crecimiento de bacterias y provocar incluso intoxicaciones alimentarias.

Todos usamos el congelador para congelar alimentos y así poder dispensar de ellos cuando nos hagan falta. Sin embargo, llegado el momento de sacarlos de ahí surgen numerosas dudas de si lo hacemos de la forma correcta o no y, aunque no hay una sola que sea válida, sino que pueden haber varias, esta nunca se debe de hacer a temperatura ambiente ya que así permitimos el rápido crecimiento de bacterias, tal como informa la dietista-nutricinosta María Sanchidrián: «La descongelación de alimentos debe hacerse en el estante inferior de la nevera o en el microondas en modo 'descongelar'».

Errores más comunes
María Sanchidrián comenta cuáles son los errores comunes a la hora de descongelar los alimentos:

- Dejar descongelar a temperatura ambiente.

- Descongelar en el microondas a máxima potencia. El microondas calienta los alimentos de forma desigual, por lo que, si calentamos rápidamente, dejaremos unas partes muy calientes y otras todavía congeladas, no aptas para el consumo.

- Descongelar en la nevera, pero en un recipiente plano y sin cerrar, del que pueda caer el agua de descongelación.

- Descongelar más ración de la que te vas a comer ese día. «Debemos congelar los alimentos en raciones individuales o por el número de comensales y cocinar los alimentos rápidamente después de descongelarse», dice la nutricionista.

Alimentos que se pueden congelar
Todos los alimentos se pueden congelar y los que se desaconseja su congelación no es por razones de seguridad sino porque pierden su textura y su aroma, como la mayonesa, las tartas no heladas, la patata o la pasta. Estos son algunos de los alimentos que puedes meter en el congelador y cómo hacerlo correctamente:

1. Fruta: según la nutricionista María Sanchidrián, hay que lavar o pelar y cortar en cubitos o rodajas las piezas: «Genial para usar en batidos y para mezclar con el yogur, y así evitar el azúcar de los yogures de sabores».

2. Verdura: Lavar, secar, cortar y meter en bolsas aptas para el congelador. Tal como dice la experta, las espinacas y las acelgas es mejor cocerlas antes (y secarlas bien antes de congelar) para que mantengan la forma y no se rompan.

3. Pan integral: «Es muy útil porque desafortunadamente el pan 100% integral no es fácil de encontrar todavía. Por eso, muchas personas se desplazan para comprarlo en mayor cantidad y lo congelan», cuenta. El primer día hay cortar en rebanadas y guardar en bolsas aptas. Después colocar las rebanadas de forma que no tengan mucha superficie de contacto entre ellas para poder separarlas bien al sacarlas. También puedes poner papel de cocina o papel vegetal de horno entre las rebanadas.

4. Platos cocinados: ¿Quién no ha hecho 'batchcooking' y ha congelado para toda la semana? En este caso, hay que enfriarlos destapados antes de que pasen dos horas. Una vez fríos, dice María Sanchidrián que los puedes congelar y si se meten calientes perjudicarán la temperatura de conservación de los demás alimentos: «No es necesario usar tuppers de plástico, puedes usar tuppers o botes reutilizados de cristal, especialmente recomendable si el plato es graso o lleva salsa».

5. Pescado y marisco: habría que eviscerar el pescado antes de congelar. El marisco se puede congelar entero y con cáscara.

6. Carne: recuerda que no se debe lavar antes de congelar y hay que meterla en bolsitas con el menor aire posible y cuanto menos troceada esté, mejor se conservará. Cuenta Júlia Farré, dietista-nutricionista del centro Júlia Farré, «tiene que congelarse de forma que el frío pueda llegar cuanto antes a la parte más interna del alimento». También es importante disponer la carne a lo ancho del congelador, sin apilarla. Además, asegura que esta puede aguantar perfectamente en el congelador unos seis meses, aunque esto depende de la frescura de la carne antes de congelarla, de la temperatura a la que tengamos el congelador y del tipo de carne que se trate. Puedes descongelarla dentro del frigorífico o cocinándolos directamente.

«Nunca se debe congelar de nuevo un alimento que se ha descongelado, a menos que reciba un cocinado adecuado antes de volver a congelarlo», concluye María Sanchidrián.

Fuente: abc

Te puede interesar