Hidratación en verano: Be water my friend

POR UNA VIDA MÁS SALUDABLE Por Carola LEVI
Es de vital importancia mantener unos niveles adecuados de agua, especialmente en las épocas más calurosas del año
beber-agua

No es exagerar cuando decimos el que el ser humano es agua ya que alrededor de un 50 a un 60% de nuestro peso corporal corresponde a su contenido en agua y es de vital importancia mantener unos niveles adecuados, especialmente en las épocas más calurosas donde se puede ver más comprometido.

El agua desempeña múltiples funciones en nuestro cuerpo que hacen que este elemento sea indispensable para la vida. En ella se producen todas las reacciones químicas de nuestro organismo, es transportadora de nutrientes y oxígeno, regula la temperatura corporal, mantiene hidratada la piel, es lubricante de articulaciones y músculos y es necesaria en la digestión de alimentos y su excreción. Por lo que es de vital importancia prestarle la atención que realmente merece para mantener un estado de salud óptimo.

Durante las épocas de verano en las que las temperaturas son más elevadas, el cuerpo utiliza el agua para regular la temperatura corporal a través de la sudoración y es por esto que necesitamos consumir mayor cantidad de líquidos para mantenernos hidratados y es cuando nos surge la duda de ¿cuánta agua debo beber?

Según la EFSA necesitamos consumir entre 2 litros de líquidos al día en el caso de las mujeres y 2,5 litros al día de líquidos en el caso de los hombres para mantener un estado saludable. Pero siempre debemos recordar que no todos somos iguales. Dependiendo de muchos factores, como son nuestra actividad, fisionomía, estado de salud y la edad pueden variar estas necesidades llegando a ser mayores.

Cuando hablamos de ingerir líquidos, no solo nos referimos al agua, ya que también podemos hidratarnos a través de la alimentación. Por ejemplo, las frutas y verduras son alimentos muy ricos en agua (90-95%), al igual que los pescados, los lácteos (yogures y quesos frescos) y los huevos que contribuyen en mayor o menor medida a esta hidratación. Por lo que la alimentación también va a tener un papel importante a la hora de mantenernos bien hidratados durante el verano.

Consejos para una buena hidratación en verano

E agua debe ser tu bebida de elección. Si eres de los que el agua les aburre, puedes probar a hacer aguas de distintos sabores, son fáciles de hacer y están riquísimas. El agua de sandía es de mis preferidas y se hace en un segundo, o simplemente un agua con limón y hierbabuena.
No esperes a tener sed durante el verano. Especialmente si estás expuesto al sol y/o practicando ejercicio físico.
Reduce el consumo de alcohol ya que este produce deshidratación.
Lleva siempre contigo una botellita de agua y si puede ser una pieza de fruta.

Te puede interesar